• Subcribe to Our RSS Feed
Browsing "Blog"

PIZPIRETOS

Oct 3, 2020   //   by Patxi Irurzun Ilundain   //   Blog  //  No Comments
Pin en Ilustracion

Publicado en «Rubio de bote», colaboración quincenal en magazine ON 03/19/20 (diarios Grupo Noticias)

Ahora ya no les hago ninguna gracia, ni me prestan atención alguna, incluso se avergüenzan de mí, pero cuando mis hijos eran más pequeños podía contarles cualquier trola maravillosa y ellos —qué majicos eran— me creían. Solía, por ejemplo, comprar natillas de esas que vienen con una galleta María flotando en el centro, y cada vez que le quitaba la tapa a una de ellas hacía el mismo paripé:

—Chicos, chicos, a ver si tiene premio —les decía.

Y mis hijos revoloteaban entusiasmados a mi alrededor, y cuando yo abría la natilla, de un tirón, después de una teatral pausa, siempre tocaba, y los tres entonces comenzábamos a saltar y a abrazarnos.  No se podían creer que su padre fuera tan sortudo. Bueno, sí, se lo creían, se lo creían a pies juntillas: mis hijos pensaban que el premio era la galleta y que había desafortunados compradores de natillas, la mayoría en realidad,  que tenían que comerse sus natillas a palo seco y sintiéndose unos calimeros.

Como teníamos tanta potra, una mañana, en la calle, mi hijo mayor me pidió que le comprara un cupón a un vendedor de la ONCE.

—Anda, toma, cómpralo tú —le alargué un billete, orgulloso y aliviado.

Porque, al contrario que yo, mi hijo, que había salido a su madre, no era tímido ni vergonzoso (a mí todavía hoy me sigue dando lacha dirigirme a alguien en las tiendas o los bares; a veces, voy hacia la barra ensayando para mí mismo cómo pedir: “Hola, un café y una cocacola. No, mejor: Cuando puedas ¿me pones un café y una cocacola?”; hubo, incluso, una temporada durante mi juventud en la que era incapaz de decir cocacola sin trabarme, y recuerdo que los camareros se me quedaban mirando con cara de logopedas, o compadecidos, como si fuera un ababol o tuviera algún defecto en el habla).

El caso es que, aquella mañana,  mi hijo se dirigió todo pizpireto hacia el vendedor de la ONCE y le pidió con tal fe y alborozo el cupón que a este le hizo gracia y además del boleto le regaló un caramelo. Entonces mi hijo  comenzó a saltar, agitando y mostrándonos el caramelo, mientras gritaba: —¡Me ha tocado, me ha tocado!

Qué majicos eran.

Otra vez les hice creer sin demasiado esfuerzo que su madre y yo de jóvenes habíamos sido piratas (ella respondía al nombre de la Capitana Culodiez y yo al de El Corsario Esmirriado). Por sus cabecitas ni por asomo se les pasaba preguntarse qué había ocurrido para que dos terribles perros del mar como nosotros hubieran acabado frente al televisor viendo Pasapalabra, o que mi cicatriz en la tripa en lugar de la esquirla de un cañonazo la hubiera producido una vulgar apendicitis.

Todo eso fue hace muchos años. Antes de que la vida y la adolescencia comenzaran a decepcionarles con sus frustrantes revelaciones, sus espinillas y sus padres ridículos que aún los trataban como si fueran niños pequeños.

Hace unos días, en un cumpleaños nos regalaron un globo de helio y yo pensé que todavía quedaba una esperanza. Cogí una pajita, la introduje por la válvula e inspiré. Luego me dirigí al cuarto de estar y les dije: —Chicos, a comer—, con la voz apitufada por el gas. Ellos me miraron, se levantaron sin inmutarse y se dirigieron a la cocina.

Si eso ya no funciona yo ya no sé qué más puedo hacer. Supongo que asumir que soy un viejales. Pero tampoco me preocupa tanto. En el fondo sé que todos seguimos creyendo todavía, en lo más secreto de nuestro interior, que bajo las playas de Isla Tortuga hay un tesoro, con una enorme galleta María en el centro del cofre, y que tarde o temprano lo desenterraremos. Me gusta pensar que esa ilusión es la que sigue abriéndonos, con sus andares pizpiretos, el camino, por muy cuesta arriba, muy negro o muy calimero que este se nos ponga.

ENTREVISTA A JAVIER ÁLVARO PASTOR (TEATROLARI)

Sep 29, 2020   //   by Patxi Irurzun Ilundain   //   Blog  //  No Comments

“Cuando las actrices se sienten libres es cuando ocurren cosas”
Javier Álvaro Pastor, director de Teatrolari
 

0928_kul_teatrolari

PUBLICADO EN GARA 29/09/20

Teatrolari, la escuela de teatro de Iruña, arranca el curso con la novedad este año de un Grado en Artes escénicas. Cuatro años de aprendizaje con una metodología basada en la expresión corporal y a lo largo de los cuales las futuras actrices y actores adquirirán las herramientas necesarias para emprender un recorrido profesional. Hablamos con Javier Álvaro Pastor, fundador y director de la escuela

“Comienza aquí la función de tu vida”. Ese es el lema con el que desde Teatrolari intentar incitar a sus potenciales alumnos a decidirse por el nuevo Grado en Artes Escénicas que este curso ofertan desde esta escuela de teatro ubicada en el barrio iruindarra de la Rotxapea. “Lo que queremos transmitir a las personas que se matriculen es que nosotras les vamos a dar las herramientas necesarias para desenvolverse profesionalmente”, nos cuenta Javier Álvaro, director de Teatrolari. “Por ejemplo, en el cuarto año del Grado, las alumnas preparan un proyecto para llevar a escena o a un audiovisual. De ese modo, cuando salen  de aquí con el título tienen recursos, saben cómo montar una obra, no tienen que esperar a que nadie les llame, o saben cómo buscar financiación para hacer un corto o una función”.  

Javier Álvaro llegó a Pamplona desde Madrid hace siete años e incitado por su expareja y por su maestro (Álvaro se formó con Jorge Eines, cuya metodología y sistema pedagógico siguen en Teatrolari; de hecho, una de las salas de la escuela lleva el nombre de este reputado maestro de actores argentino) comenzó a dar clases, primero en un pequeño local del casco viejo y, a medida que el alumnado iba creciendo, después en otro de la Rotxapea desde el que se trasladaron finalmente a la sede en Paseo de Enamorados, 33, donde se encuentra hoy la escuela. “En Teatrolari vimos que podíamos ofrecer una metodología, una manera de contar las cosas diferente a otras escuelas. De hecho, las tres escuelas que hay en Iruñea ofrecemos formaciones diferentes, no percibimos competencia entre nosotras, y tenemos buena relación”. Las tres escuelas, efectivamente, están trabajando juntas para, entre otras cosas, unificar los protocolos COVID, por ejemplo.

Pero ¿cuál es esa metodología diferente?, preguntamos al director de Teatrolari.

“La gente suele pensar que cuando llegas a un ensayo lo haces con el texto aprendido y esperando que la dirección te diga qué tienes que hacer, en nuestro caso partimos de todo lo contrario, la idea de que el texto tiene una importancia del 50% y el otro 50% la expresión corporal. Yo siempre digo que la mayoría de la información que recibimos entra por los ojos, que lean el texto, pero que no se lo aprendan, que descubran al personaje y qué pueden hacer, y que yo solo les voy a acompañar”.  Un aprendizaje, por tanto, basado en la investigación y la libertad de la actriz o el actor. “Cuando las actrices se sienten libres es cuando ocurren cosas. El error es genial, porque de él se aprende mucho”, dice Javier Álvaro. “Mi función como director es acompañar, incitar, pescar, cuando algo que ocurre es interesante”.  

El nuevo Grado de Artes Escénicas tiene una orientación profesional: más de mil horas anuales de formación, con un profesorado altamente cualificado, para salidas laborales como el teatro, musical, cine, la propia enseñanza… Pero  Teatrolari también ofrece cursos de iniciación, perfeccionamiento (clown, voz, expresión corporal…) con un carácter más amateur. “Hay  gente no tanto interesada en el teatro sino que trabaja de cara al público, o es tímida, y necesita tener más expresión física, o gente que sí tiene vocación, pero quiere compaginar esa afición con su trabajo”.

Las matriculaciones están abiertas hasta el próximo 4 de octubre.

El lado positivo de los protocolos COVID

Teatrolari se lanzó a dar un paso importante  en su trayectoria  como escuela de teatro en un momento complicado. “Cuando nos confinaron teníamos charlas en muchos sitios para dar a conocer el grado, lo cual nos perjudicó bastante, ahora hay gente que tiene miedo”, dice Javier Álvaro Pastor, fundador y director de la escuela, quien en todo caso señala que desde Teatrolari se esfuerzan en ofrecer las condiciones más seguras y cumplir los protocolos: “Aquí, por ejemplo, dejamos las zapatillas fuera, ventilamos… En cuanto al contacto hemos empezado con trabajos individuales, o a lo largo del curso en algunos grupos que quieran trabajar en pareja el contacto será siempre la misma persona en el trimestre… En el caso de la mascarilla, tenemos que llevarla, pero en cierto modo esto es una actividad física, y si los futbolistas no la usan, nos parece injusto que nosotras no podamos hacer lo mismo”. Aunque por otro lado, Javier Álvaro señala que estas condiciones de excepcionalidad  también tienen su aspecto positivo: “La gente se va muy contenta porque veían complicado dar clases en esas condiciones, pero ven que se puede hacer e incluso que con las dinámicas individuales está más concentrada”.

ENTREVISTA A PABLO IRABURU

Sep 23, 2020   //   by Patxi Irurzun Ilundain   //   Blog  //  No Comments

“La intención con Bizimina es que quien la vea sienta algo catártico, que libere emociones”

Pablo Iraburu, director de cine

Pablo_iraburu
Foto: Idoia Zabaleta
Publicado en Naiz 23/09/2020

Dirigida por los navarros Pablo Iraburu y Migueltxo Molina y por el bailarín de Errenteria Jon Maya, Bizimina participa en el Zinemaldia, dentro de Premio Irizar al Cine Vasco, con una película que intenta expresar a través de las coreografías de Kukai Dantza sentimientos y emociones como la incertidumbre, el miedo o la angustia provocados por la pandemia y el confinamiento, durante los cuales ha sido rodada

El grito que no puedes dar en un sueño, o ese placer, ese “gustico”, esa empatía que reconoces en un libro cuando otra persona sabe poner las palabras para algo que tú también has pensado pero no ha sabido cómo expresar. Así es como define Bizimina el director navarro Pablo Iraburu. Un proyecto que surgió mano a mano con el bailarín Jon Maya y al que luego se sumó Migueltxo Molina desde Arena (la factoría audiovisual desde la que han visto la luz películas como Cholitas —vuelta a premiar recientemente, en el Festival de Trento y en FICMUS en Argentina— Pura Vida o Nomadak TX). Bizimina se gestó durante el confinamiento y a causa del mismo con la intención de poner cuerpo e imagen, a través de la danza y las coreografías de la compañía Kukai Dantza, a las emociones que todos hemos sentido y seguimos sintiendo en estos meses: el miedo, la incertidumbre, la extrañeza… Todo ello está presente en esta película, rodada en condiciones de excepcionalidad y a contrarreloj, que se estrenará el día 22 de septiembre en el Zinemaldia y que participa a concurso en el Premio Irizar al Cine Vasco.    

Patxi Irurzun. Iruñea

¿Cómo surge la idea de rodar Bizimina?

Nosotros ya conocíamos a Jon Maya a través de Oreka TX o porque habíamos hecho con él un documental que dirigí junto con Iñaki Alforja titulado Oskara. Cuando comenzó el confinamiento, en aquellos días tan raros, Jon me llamó y recuerdo que me dijo, literalmente: “Tenemos que hacer algo”. Inicialmente no había más propuesta que esa. Primero empezamos a trabajar mano a mano, yo hice un guión, una escaleta de emociones e ideas que Jon asociaba a coreografías y que intentábamos colocar en espacios. Es decir, la iniciativa fue suya, luego lo tomamos como una producción de Arena, entró Migueltxo Molina, que es quien ha trabajado con la cámara —porque todo esto anterior era sin salir de casa—, Mikel Salas, que ha hecho la música… Una idea original, por tanto, muy sencilla, que ha ido creciendo y que al final se ha convertido en coral.

Es un proyecto que nace, por tanto, como consecuencia de la pandemia…

A mí en aquellos días, al principio de todo esto, me parecía que había mucha información —o desinformación, depende—, muchos datos, pero lo único emocional con lo que te encontrabas eran los aplausos de las 8, que tampoco teníamos muy claro qué significaban, y sin embargo todos teníamos dentro, y lo seguimos teniendo, una mezcla de angustia, enfado, incertidumbre, impotencia, esas ganas de abrazar a la gente y no poder… Yo, por ejemplo, tengo unos padres muy mayores y en ese tiempo no ir a verles, o que precisamente por cariño tuviera que distanciarme de ellos, me parecía muy extraño. Me di cuenta de que de repente los movimientos que hacíamos tenían otros significados, y la idea era intentar expresar eso, esa desesperación y esa extrañeza. Eso, por otra parte, coreográficamente era un filón, porque estamos teniendo esas sensaciones tan raras, físicamente incluso, y el baile tiene esa capacidad de expresar con el cuerpo cosas abstractas.

La película ha sido rodada en Errenteria, la Magdalena de Iruña, Donostia, Ultzama… En calles, plazas, estaciones vacías… ¿Había una intención de recuperar esos espacios arrebatados por la pandemia?

Al principio pensamos que eso, encontrar las calles vacías, era una oportunidad, pero, por un lado, para cuando empezamos a rodar ya no estaban tan vacías, y por otro, los protocolos sanitarios eran complicados: no podíamos ir en el mismo coche que el bailarín, teníamos hacer las pruebas de vestuario por skype…En ese sentido el rodaje ha sido dificultoso. Además, después fueron saliendo ya muchas cosas de ese tipo, con calles vacías, rodadas con drones, etc. Lo nuestro en realidad no tenía tanto que ver con referido al espacio, como con las emociones.

Ha hablado de las dificultades de rodaje. ¿Los protocolos sanitarios afectaron también a las coreografías de Kukai Dantza? 

Sí, de hecho no hay ninguna coreografía con contacto. Algunas de ellas tuvieron que reinterpretarlas. Por ejemplo Jon propuso hacer una sokadantza, que se baila de la mano, y la idea de no poder tocarse era interesante: tenemos una sokadantza tradicional, pero bailando separados. Eso afectaba también a la producción, los ensayos, por ejemplo, los hacían ellos en su local, yo los veía por skype desde mi casa…

¿Cómo ha trabajado Mikel Salas la música?

Al principio pensamos en versionar la música de Muros, una película que hicimos en Arena también con Mikes Salas, y en la que había temas que tenían que ver con separación, distancia…. Esos temas se usaron como referencia para las coreografías y a partir de esa estructura Mikel creaba temas nuevos, en postproducción. Ha sido un proceso curioso y muy chulo. Mikel además, ha hecho mucho más de lo que le pedimos, se implicó mucho con el trabajo…

En ese sentido, ¿se puede decir que es un proyecto colectivo y que ha ido creciendo sobre la marcha?

Sí, entre otras cosas porque esa emociones e incertidumbres que intentábamos expresar no eran solo una pedrada que compartíamos Jon y yo, sino que afectaba igualmente a todos, a los de producción, vestuario… Todos estábamos en lo mismo. Y ha sido muy bonito ver cómo todo el equipo se lo tomaba como un proyecto personal.

¿Cómo ha sido el trabajo de Migueltxo Molina y usted con Jon Maya, cómo han trabajado con disciplinas diferentes, como la imagen y la danza?

Cada uno teníamos muy claro nuestro terreno, y aunque, o precisamente porque a él ha tocado hacer muchas cosas de imagen y desde Arena ya hemos trabajado en otros proyectos de danza, cada uno ha entendido lo del otro, pero no se ha metido en su terreno. Ha sido muy cómodo.

Y qué pretendían con Bizimina, ¿lanzar un mensaje de esperanza, en estos tiempos difíciles?

No, no sé, es más bien… ¿no te pasa a veces que estás leyendo algo y te encuentras con que el autor está contando una cosa que tú has sentido o te ha pasado pero no has sabido cómo expresar? Eso es algo que te da mucho gustico, y en la peli la idea no era tanto lanzar ese mensaje de esperanza, sino que el espectador experimentara esa sensación. También le comentaba a Jon que es como cuando estás soñando y quieres gritar pero no puedes. Porque ante una situación como esta ¿qué puedes decir? ¿Mierda puta?… La idea era que la gente cuando vea la película sienta algo un poco catártico, algo que te libera, que te ayuda a expresar o reconocer ese miedo, esa incertidumbre, esa angustia…

Todo eso lo expresa además muy bien el título, Bizimina

El titulo se le ocurrió a un ganadero de Eltzaburu, Mikel Erroz, al que le hablé de lo que queríamos contar y dijo: ¡Bizimina!, es decir, una sensación de echar de menos todo aquello de lo que está hecha la vida, y que resume muy bien lo que es esta película.

EL APOCALIPSIS SEGÚN ROLAND TOPOR Y SUS DISCÍPULOS

Sep 22, 2020   //   by Patxi Irurzun Ilundain   //   Blog  //  No Comments
Ilustración de Colo para la exposición

Publicado en Gara 22/10/20

Uno de los platos fuerte del XI Salón del Cómic de Navarra es la exposición colectiva “Homenaje a Topor”, comisariada por Asier Mensuro, que rinde tributo al polifacético e influyente artista francés Roland Topor, con una colección de grabados del mismo y aportaciones de destacados dibujantes.

Patxi Irurzun

Roland Topor fue uno de los artistas más influyentes del surrealismo. Portadista, humorista gráfico, escritor, cineasta… tocó todos los palos, y en todos dejó su impronta, marcada por la muerte, la risa y el exceso. Junto con Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowski fundó el conocido Movimiento Pánico. Roman Polanski filmó una de esas películas más destacadas tras adaptar una de las novelas de Topor: El quimérico inquilo (otras de las obras literarias destacadas del autor francés son los descacharrantes relatos de Los senos más bellos del mundo o Cocina caníbal en la que, a modo de curiosidad, en Vasco a la vasca,  da la receta para cocinar un vasco:  “Corte los pies a ras de la txapela…”); pero es sin duda en su faceta como ilustrador y humorista gráfico donde quizás más se aprecia su estela, reconocible en una legión de toporianos declarados y otros que lo son sin saberlo.

Asier Mensuro es uno de los primeros: toporiano acérrimo y gran conocedor de su obra, ha sido el encargado de comisariar esta exposición colectiva en el marco del XI salón del Cómic de Navarra. La exposición cuenta con 51 grabados de Roland Topor y 42 obras de artistas que lo homenajean, en un tributo tramado a golpes de whatsApp en un plazo de tiempo sorprendente, entre el 10 de agosto y el 1 de septiembre , que solo se explica si consideramos la admiración incondicional que despierta el autor francés.

“Inicialmente propuse al salón del cómic hacer la exposición solo con los grabados”, nos cuenta Mensuro, “pero después pensé que podía ir un poco más allá y puse un mensaje en Facebook, de un modo privado, pensando en que los amigos que tengo ahí, entre los cuales algunos son dibujantes de cómic, malo fuera que al menos dos o tres no se animaran a hacer algún pequeño homenaje libre. Pero resultó que a las 36 horas tuve que cerrar la convocatoria, si no quería verme obligado, paradójicamente a descolgar obras de Topor de la exposición para colgar las de quienes se apuntaron a participar”.

La influencia de Topor es evidente en muchos de los artistas que participan en este tributo colectivo, como el caso de Santiago Sequeiros, que lleva el factor toporiano en su ADN; en otros quizás no sea tan clara, como el guionista de obras como El arte de volar, Antonio Altarriba, quien sin embargo participa con una serie de fotografías guionizadas (imágenes que él piensa y después ejecuta formalmente la fotógrafa Pilar Albajar) de claro tono surrealista y pánico; hay autores, como el dibujante de El Jueves Don Julio, que ha vuelto para la ocasión a pintar a color después de años sin hacerlo, o Fernando de Felipe, que ha descolgado los pinceles tras veinte años retirado. Todo por Topor. Y junto con ellos destacados artistas, como Javier Olivares, Magius, Borja Crespo, Klari Moreno…

“He tenido incluso que “echar” de la exposición a dos de ellos”, señala Asier Mensuro: “Laura Pérez Vernetti — que cuenta con exposición propia en el Salón, en la cual se incluye su aportación al Homenaje a Topor: la ilustración de un poema de Fernando Arrabal—; y Luis Ágreda, el autor del cartel de la exposición colectiva. Ágreda, además, ha dibujado la genial cartelería de esta edición del Salón del Cómic, en la que podemos ver, entre otros, a Mazinger Z convertido en uno de los gigantes de Iruña, o un kiliki-Joker. Una edición, por cierto, la de este apocalíptico año, que a pesar de las dificultades, ha conseguido una vez más mantener la excelencia y el nivel de los invitados.

Ilustración de Javier Olivares para la exposición

“Aunque quizás lo que me ha parecido más bonito de todos los trabajos que he recibido”, vuelve al universo toporiano Asier Mensuro, “ha sido el trabajo de Irene Márquez, una dibujante muy joven que me reconoció inicialmente que no conocía a Topor, pero que cuando empezó a investigar en su figura se dio cuenta de que había recibido en realidad una influencia indirecta en su obra, pues su huella era evidente en muchos de los autores que ella admiraba”.

Topor, después de todo, según reza en uno de los textos de Arrabal de la exposición, es uno de los artistas más plagiados y copiados, “como si el mundo entero le ofreciera un silencioso y sistemático homenaje”.

Homenaje a Topor se puede visitar en el Condestable de Iruña hasta el 4 de octubre

ENTREVISTAS A NATXO LEUZA, DIRECTOR DE «EL DROGAS», Y A EL DROGAS

Sep 20, 2020   //   by Patxi Irurzun Ilundain   //   Blog  //  No Comments
Foto:Txisti

Publicado en NAIZ, 20-10-2020

«EL DROGAS Y MAMEN SON UNA PAREJA DE BAILE PERFECTA»
NATXO LEUZA

El director navarro Natxo Leuza estrena en el Zinemaldia El Drogas, un biopic sobre el referencial rockero en el que repasa su carrera, consigue hilvanar todos los hilos en los que siempre anda enredado Enrique Villarreal  y en el que cobran especial peso la relación con Mamen Irujo, su “socia”, y la reconciliación con Boni (Barricada)

Patxi Irurzun

El rockero icónico, el activista peleón, el chaval de barrio y su “socia” de toda la vida, el niño que todavía hace txipi-txapas en el río, el abuelo y el padre y el hijo, el lector voraz, el amigo que se reconcilia con el colega junto al que comenzó a ser invencible … Hay muchos Enrique Villarreal pero todos están en El Drogas, el documental de Natxo Leuza sobre la vida del músico txantreano que se estrena este 20 de septiembre en el festival de cine de Donosti, en la sección Zinemira, donde competirá por el Premio Irizar al cine Vasco.

Y junto con El Drogas, los suyos. Porque “Si estás al lado de El Drogas, eres un buen tipo”, dice Fito en la película (además del cantante bilbaíno en el documental intervienen, entre otros, Rosendo, Gorka Urbizu, Christina Rosenvinge, Carlos Tarque, Kutxi Romero, Marino Goñi, Clemente Bernad o Javier Gallego “Crudo”). Y, por supuesto, Mamen, la “socia”, siempre a su lado y coprotagonista indiscutible en esta película, en la que Enrique Villarreal, el hombre que camina torcido para ver la vida equilibrada (o quizás sea al revés, la vida  es un alambre torcido y El Drogas quien consigue mantener el equilibrio sobre él) y que no se deja nada en el tintero en este documental, en el que se desnuda, se despoja de su pañuelo en la cabeza y habla sin tapujos (o con silencios significativos) de Barricada, de su relación con las drogas, del alzheimer de su madre, de la muerte del primer batería del grupo, Mikel Astrain, o del emotivo reencuentro con Boni, tras el cáncer que arrebató a este la voz.

“El Drogas”, producido por NARM films y Marmoka Films (y por los cientos de personas que han participado en el crowdfunding), es el primer largo de Natxo Leuza, después de recibir  numerosos premios con cortometrajes como Born in Gambia. Junto con él han participado en este trabajo Iñaki Alforja, director de fotografía,  Mikel Salas, autor de la música original, Andrés García de la Riva en la comunicación, Fermín Urdánoz en el diseño gráfico, Daniel Ciaurriz en el sonido y María Guzmán Ligorit y Rosa G. Loire en la dirección de producción.  A solo unas horas del estreno en el Zinemaldia encontramos al director navarro con los nervios a flor de piel ante la puesta de largo y, a la vez, con la tranquilidad y el premio ya obtenido que le otorga saber que El Drogas y a Mamen se han quedado “a gusto”  tras ver el documental.

Creo que El Drogas era reacio a hacer un documental sobre él. ¿Por qué a ustedes les dio el sí?

Pues no sé hasta qué punto ha rechazado propuestas como la nuestra, lo desconozco, pero a nosotros nos dio el sí porque creo que se lo propusimos en el momento justo. Había pasado el tiempo suficiente para hablar sobre su pasado y sobre la ruptura con Barricada desde la calma y sin rencor. 

¿Cómo ha sido hacer una película sobre alguien como El Drogas, con una vida tan intensa, siempre enredando? ¿Cómo han conseguido hilar y equilibrar todo eso?

Ha sido muy complicado, porque Enrique es un artista incansable, siempre anda metido en diferentes proyectos, siempre está creando y además todo lo que hace o dice es interesante. Intentar meter todo eso en una película de ochenta minutos es imposible, así que fuimos eligiendo lo más interesante para contar quién es.

En ese sentido, la película arranca con una declaración de intenciones, incluso formalmente, con imágenes de conflictos, hechos históricos… ¿Se trataba de marcar territorio, dejar claro quién es El Drogas, su carácter peleón?

Más que dejar claro quién es, es contar por qué es como es. Todas esas imágenes nos dan pistas del tiempo que ha vivido Enrique y qué sucesos lo han ido marcando. Y esos hechos, marcan la trasformación de un país a la vez que el propio Enrique también se va transformando.

En otra entrevista hace meses contaban a GARA que su idea inicial era hacer un documental sobre música, pero que eso cambió a la vista de las diferentes facetas de El Drogas…

Bueno, no ha cambiado tanto la idea inicial. La película es un biopic sobre uno de los músicos más influyentes de la historia del rock de los últimos cuarenta años.

¿Qué referentes han manejado? Usted ha mencionado alguna vez  alguna vez La mugre y la furia, el documental sobre los Sex Pistols…

Sí, mi referencia a nivel internacional es Julien Temple. Es un director que filmó como nadie la efervescencia del punk en la Inglaterra de finales de los 70. Su documental Filth and the Furius me parece una obra de arte por cómo consigue unificar el contexto social de la época con la transformación de los personajes. A nivel nacional, no ha sido una referencia para la peli porque lo acabo de descubrir, pero Alexis Morante ha hecho varios documentales musicales espectaculares como el de Bunbury, El camino más largo, el documental sobre Camarón, que es espectacular el trabajo de archivo que tiene, y el de Alejandro Sanz, que también es brutal. Creo que es un director a tener muy en cuenta.

En aquella entrevista anterior hablaban también de la universalidad de la película, por las historias de crisis y superación, la ruptura de Barricada, el alzheimer de la madre de El Drogas…

Esta película narra una historia universal y única. Ofrece el retrato humano de un músico que, tras haber liderado una de las mejores bandas de rock de la historia y haber disfrutado el éxito, conoce el rostro menos amable de la vida, es expulsado de su grupo por sus amigos y cae hasta tocar fondo. Es una historia de bajada a los infiernos donde esa situación hace que Enrique se replantee cuales son las cosas más importantes en la vida.

Respecto a eso, la reconciliación con Boni está muy presente, y también hay una historia de amistad que supera dificultades y baches.

Exacto, esa reconciliación con su amigo de toda la vida, es uno de los temas más importantes de la película. Es una decisión sacada de esas conclusiones que Enrique toma tras tocar fondo, tras sentirse traicionado, pero al final todo ese rencor desaparece en cuanto a su amigo le pasa algo muy trágico, empatiza con él y desde el momento que se entera de la noticia de su enfermedad, intenta reconciliarse y ponerse a su lado para lo que necesite. Esas son las decisiones realmente importantes que se toman en la vida.

Otra de las partes importantísimas de la vida de El Drogas es su familia ¿Qué papel ha tenido Mamen en la peli?

Mamen es el personaje más importante después de Enrique en la película. Es una mujer que hay que descubrir, porque es interesantísima. Tiene una gran personalidad, y un pensamiento propio y único. Ella se mueve por la vida con mucho humor y con cierta chulería, porque como dice ella, es de la Txantrea. En el trabajo es incansable, como El Drogas, por eso se complementan tan bien. Son una pareja de baile perfecta, con el mismo engranaje. Mamen intenta aplacar todo lo que le viene del exterior a Enrique para que pueda dedicarse a lo que sabe hacer, a crear historias, y a sacar todos sus proyectos adelante. No hay Enrique sin Mamen ni Mamen sin Enrique.

¿Y la madre de El Drogas?

Su madre ha sido de las figuras femeninas más importantes en su vida. Enrique nos dejó acompañarlo a la residencia Landazabal donde cuidaban de ella por su Alzheimer. Nos contó con toda normalidad del mundo, como siempre hace Enrique hable del tema que hable, cómo fue ese proceso de ir acompañando a su madre en esa enfermedad tan dura. Y de ese día me llevo uno de los momentos más emotivos que viví con él. Después de cantarle, acariciarle y pasearle, saco un libro de poesía y le leyó un poema de Eduardo Galeano al azar, y casualmente se titulaba, Allá en mi infancia.  Fue algo precioso.

Hay temas espinosos que El Drogas no ha eludido, Barricada, las drogas, el sexo…

Como he dicho antes, Enrique no elude ningún tema y habla de cualquier cosa con mucha tranquilidad y naturalidad. E incluyo también a Mamen, juntos nos cuentan muchas vivencias personales y como las han ido superado a corazón abierto.

¿En qué momento y por qué decidís parar? Porque la historia podría haber seguido…

Bueno decidimos parar justo después del confinamiento por el Covid 19. Creíamos que era el momento ideal, porque en ese parón pudimos avanzar mucho en montaje y desgraciadamente ya no había muchos eventos nuevos por grabar, así que pensamos que ese era el momento ideal para parar y cerrar la película.

Para acabar  ¿qué supone para vosotros estar en el Zinemaldi y qué esperáis?

Supone cumplir un objetivo. Todo el equipo, incluido El Drogas, queríamos estrenar en Donosti. Conocemos muy bien el festival, y nos apetecía estrenar en casa y en uno de los mejores festivales del mundo. Yo he estado varias veces pero nunca como director, es mi primer largo y estrenar en San Sebastián supone que la película comience de la mejor manera. Estrenamos en la sección Zinemira, películas de producción vasca, el día 20 de septiembre. Y con muchas ganas de ver la reacción del público

“Ha sido una catarsis confesar ciertas historias ante la cámara”

Enrique Villarreal, El Drogas

No será la primera vez que la música de El Drogas se escuche en el Zinemaldia. En 1986, en 27 horas, la película de Montxo Armendariz que consiguió la Concha de Plata de aquella edición sonaba de fondo Esta es una noche de Rock&Roll de Barricada, cuando Martxelo Rubio entraba en un bar de la parte vieja de Donosti. Ahora, Enrique Villareal vuelve al festival por la puerta grande con el estreno de El Drogas, el documental de Natxo Leuza que hace un emocionante recorrido por la trayectoria del músico txantreano desde aquellos años 80 hasta hoy. Le robamos  a El Drogas cuatro preguntas, pocas horas antes de sus botas conozcan como huele el suelo (de alfombra roja)

¿Qué sintieron usted y Mamen cuando vieron el documental acabado?

Fue emocionante ver por fin en pantalla grande el resultado de tantas horas de trabajo. Sobre todo por el equipo técnico del rodaje. Lo que aparece en el documental es claramente la visión de Natxo Leuza sobre los personajes y épocas donde esos personajes (me refiero a Mamen y a mí) han ido aprendiendo a vivir.

En el documental hay muchas secuencias en las que ustedes cuentan cosas muy íntimas, por ejemplo, la noche que perdieron juntos la virginidad, la reconciliación con Boni…¿Se han sentido cómodos con las cámaras?

De alguna manera ha sido una especie de catarsis confesar ciertas historias delante de una cámara pero tal y como se desarrolla la trama, todo tiene su sitio.

En su caso estás más acostumbrado, pero ¿cómo lleva Mamen mostrarse públicamente, convertirse en protagonista? ¿Hay una parte de reconocimiento a una labor que a menudo queda oculta por los focos, las lentejuelas

Absolutamente sí. Detrás de lo que colorean los focos existe un trabajo inmenso de mucha gente. Y detrás de la vida particular de una persona (en este caso ese tal Drogas) existe una persona con la que he compartido sueños y pesadillas, triunfos y derrotas, borracheras de felicidad y resacas tormentosas.

Por cierto, ¿qué se va a poner el día del estreno?

Seguramente vaya de traje como cuando salgo a cantar en los bolos. Esto sigue siendo parte de la farándula. Pero por dentro llevaré la camiseta en recuerdo a los jóvenes de Altsasu.

Enlaces relacionados

Entrevista de Patxi Irurzun a El Drogas en Magazine ON
Entrevista en GARA/NAIZ

Páginas:«1234567...238»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');