• Subcribe to Our RSS Feed

UNA NOTICIA (Y LO QUE HAY DETRÁS DE ELLA)

ene 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  3 Comments


Patxi Irurzun participa con relatos en dos antologías

Los cuentos del escritor pamplonés se recogen en “Beatitud” y “Viscerales”

El escritor pamplonés Patxi Irurzun participa con dos relatos en dos antologías recientemente publicadas: Beatitud (ediciones Baladí) y Viscerales (Ediciones del Viento). En Beatitud, autores como Eloy Fernández Porta, Sergio Gaspar o Deborah Vukusic dan su visión de la influencia que escritores de la generación beat como Jack Kerouac han tenido en su vida y su obra. Irurzun aporta el cuento Mi padre, los libros Reno, Ned Flanders y los beats, todo en la misma frase, en el que se entremezclan emotivos recuerdos familiares con curiosidades como el hecho de que Ned Flanders, el modoso personaje de Los Simpsons, es hijo de dos poetas beats. Por otra parte, Viscerales reúne relatos de autores como Montero Glez, Manuel Vilas o Carlos Salem, y pretende ser una antología de textos incómodos, políticamente incorrectos o a contracorriente. El cuento de Irurzun se títula Reliquias y jorobas y es definido como una “road trip surrealista por la España más profunda”. Este año, el autor navarro publicará la novela ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! (Eutelequia) y el diario Dios nunca reza (Alberdania).

Ayer leí en el blog del escritor sevillano Daniel Ruiz García una estupenda entrada (como todo lo que escribe, por otra parte) en la que hablaba de su desencuentro con el periodismo y en la que venía a decir, y eso se lo espetó en la cara un director de periódico en la entrevista para el que debía ser uno de sus primeros trabajos como plumilla, que hacer periodismo hoy consiste en llenar los huecos que deja la publicidad. Si a eso le sumas que casi todo lo que tiene apariencia de noticia es también publicidad… Digo esto porque la noticia de arriba, sí, muy bonita, este Patxi está que no para, pero detrás de todo esto hay un proceso, los periódicos (algunos periódicos, para otro ni existes), no tienen ni idea de si tu publicas un libro (y mucho menos si participas en una antología), o ganas un premio, o algo, tú tienes que hacérselo saber, tienes que enviarles una nota de prensa, y después, si resulta que tienes algún conocido en cultura, o si ese día cuadra la maquetación, la noticia puede que salga… Esa es la realidad, amigos, alguien que escribe en general no es noticia por sí mismo, por su trabajo. Alguien que escribe tiene que ser, entre otras muchas cosas también jefe de prensa de sí mismo (porque las editoriales a menudo tampoco se ocupan de eso), y dar la vara a los periódicos, enviarles sus cositas, superar vergüenzas y prejuicios… Lo peor de todo es que una vez que uno consigue su casillita de publicidad probablemente nadie repare en ella, nadie la lea, ni vaya a la tienda a preguntar por los libros y si va probablemente se encuentre con que el libro no está, no lo tienen, no ha llegado o nunca lo han pedido, para qué, y al final y en realidad para lo que valga todo esto sea solo para satisfacer tu ego, pero de eso ya hablaremos otro día.

HUELGA GENERAL

ene 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  1 Comment

Hoy no hay huelga. Las amas de casa no tenemos derecho a la huelga. Es más, a mí me ha tocado redoblar esfuerzos. Hugo, mi hijo mayor, no tiene escuela y Malen la pequeña está con conjuntivitis y no puede ir a la guarde en plan piquete, a contagiar a los demás niños y mandarlos a casa. En los telediarios y en los periódicos, en eso que llaman medios de información (medios son de algo pero de información, ¡no me jodas!) tampoco hay huelga, Para noticias ya está el humo o el Real Madrid. Yo mismo me acabo de enterar de que la huelga no es solo de “aquí”, de los sindicatos nacionalistas, o sea de la ETA, que dirían, y que también está convocada en Galicia y Cataluña. Los que no convocan, ni en las comunidades díscolas ni fuera de ellos son los sindicatos “mayoritarios”, que están negociando algo, no se sabe muy bien qué ni para quién y que de vez en cuando hacen como que se enfadan y eso. Me parece muy triste porque desde hace mucho tiempo yo no recuerdo que haya habido tantos motivos para echarse a la calle (también me parece triste a la inversa, cuando son esos sindicatos los que convocan sus huelguitas raquíticas y los demás no las engordan). Pero bueno, la desmovilización es la consecuencia de muchos años de hamburguesas y fútbol, de Salvame y Sálvame de Luxe, y ahora cualquiera puede decir “No, nosotros no cerramos porque un día de cierre supone muchas pérdidas”, o quejarse porque los servicios mínimos cubren solo el 80%, y quedarse tan pichi. Para mí es también una incógnita saber en qué piensan cuando oyen la palabra huelga los más jóvenes. Nosotros en el instituto hacíamos huelga un día sí y otro también, había asambleas, sentadas manifestaciones… Todo eso formaba parte de nuestra vida, de nuestro vocabulario, a veces hasta se convertía en rutina o en algo lúdico, y otras nos usaban como carne de cañón, carne fresca que echar a los perros, pero otras creíamos en lo que hacíamos y en que conseguiríamos algo (de hecho, alguna vez conseguimos algo) y una forma de medir el éxito de las huelgas era saber el paro en la enseñanza media. Hoy, en esta dictadura del buenrollismo y lo políticamente correcto supongo que más de uno se echaría las manos a la cabeza si los chavales de catorrce, de dieciseis años decidieran parar, aunque lo estuvieran haciendo porque sus padres llevan en casa varios meses. Pero bueno, eso no va a pasar, a menos que les corten el Facebook.
Mi hijo Hugo me preguntó el otro día a ver qué era una huelga. Yo le dije que era una protesta. “Una protesta por qué. Porque hay muchos aitas que se están quedando sin trabajo, y porque unos señores muy malos cada vez nos están quitando más cosas, cosas que son nuestras y nadie dice nada.” Yo sí, yo manipulo así a mi hijo, a ver si dentro de seis o siete años ellos empiezan a cambiar de una vez todo esto y a tener un poco de la conciencia social y de la dignidad que hemos perdido durante todos estos años de opio para el pueblo y humo de adormideras.

Y eso es todo por hoy, ahora me voy a preparar las lentejas.

ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');