• Subcribe to Our RSS Feed
Tagged with "janis Archivos - Página 8 de 11 - Patxi Irurzun"

EN LA PROCELOSA MAR DE LAS ONDAS HERZIANAS

jun 4, 2011   //   by admin   //   Blog  //  2 Comments

O sea, en la radio. Hace un par de semanas fui a La ventana de la SER (Navarra) (creo que el programa se llama así, como su hermano mayor) a una entrevista en la que estuve muy a gusto y me vi muy suelto, y si no me lo invento porque no queda huella en la red de ella. De esta, otra, ayer en Eguzki Irratia, en el magazine Pasealeku, sí hay podcast, y aquí lo cuelgo. Yo empiezo a balbucear hacia el minuto 30.

Por cierto, que la Eguzki bien podría ser el piso en el que transcurre uno de los capítulos de ¡Oh; Janis! en el que el protagonista se asoma a la plaza de la Navarrería con la careta del kiliki Verrugas y en plena faena, o sea atizándole a una alemana de piel langostina «con la verga sí, con el palo no». Ya había estado antes en esa radio, pero no la había visto después de la reforma y ha quedado de lo más cuki. La Eguzki, radio libre pirata y sobreviviente de la vieja Iruña, para seguir siéndolo mantiene su campaña de captación de eguzkideak o socios, por cierto también.

Me encanta la radio, yo siempre he oído mucha radio, la Eguzki, Radio 3, Pérez Conde, Don Goyo, Caravana de hormigas, Rosa de sanatorio y José Luis Moreno-Ruiz, Radio 5 todo noticias por las mañanas, Carne Cruda (ver a Javier Gallego en acción hace unos meses fue un puntazo), los partidos de Osasuna de Chus Luengo y los de Martínez de Zuñiga, y los de un señor hace años del que se me ha olvidado el nombre, uno que se murió, seguro que Jorge Nagore lo recuerda…

Después de la entrevista me dí un paseo por la feria del libro, la mayoría de los puestos estaban cerrados, pero no el de Abarzuza, y estuve un rato hablando con la librera, que siempre me trata muy bien, y lleva mis libros a su tienda de la Cuesta de Santo Domingo, y me lee, y es medio fan… Más maja… Bueno, pues le quedaban solo tres y me dijo que se estaba vendiendo bien. Yo, por si acaso, no quise saber cuánto es bien, me fui a casa y puse la radio. Y tan feliz, oyes.

SUBIDÓN

jun 1, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Ayer decía que al fondo del barranco había una cama elástica, pero no, lo que había era un montón de gente con las manos cruzadas, como los guiris en la fuente de Navarrería, solo que a mí no me dejaban caer, me manteaban hacia arriba, hacia el cielo, cual Guardiola, y en el viaje yo ya iba sintiendo el airico en la cara y me iban volviendo los colores. La verdad es que escribí el post anterior para desahogarme y espantar fantasmas, pero las muestras de cariño vienen dabuten se agradecen y emocionan, la hostia. Así que, vosotros lo habéis querido, yo sigo palante y hoy cuelgo abajo el prólogo del libro y aquí dejo un enlace a una reseña de Viscerales, antología en la que participé y que dice que mi cuento es del estilo a «Miedo y asco en Las Vegas» (en versión carpetovetónica, añado yo). Pues nada, muchas gracias, amigos, y hasta pronto. ¿Qué? ¿Que qué es eso que tengo en los ojos? Na, seral humo el sigarrillo.

VALIENTE
(Prólogo de ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis)

Josu Arteaga

Patxi Irurzun camina por la vida con una mochila de libros. Esto es literal. Es un carrilano de las letras que busca editorial donde no la hay y que si no la encuentra se la inventa. Patxi es militante, yonqui y artesano de la palabra. La reivindica, se la mete por vena y la mima. Se ve en cada cuento, en cada relato y en cada novela. No parte de vivencias personales al borde del abismo. Es prolífico desde la cotidianeidad, diseccionando de forma certera la vida del común de los mortales. Necesita escribir más que respirar. Más que publicar, incluso. Seguramente es su manera de cambiar el mundo o de intentar entenderlo.

Dice Iban Zaldua que el pasado es lo único que se puede cambiar. Seguramente es así, pero la literatura de Patxi es la excepción a esa regla. Patxi cambia el pasado, el presente y el futuro con su pluma vivaracha, de niño travieso y juguetón que sueña hasta cuando le llueven zapatillazos de madre. No existe el tiempo para los niños. Todo es posible ante los ojos de Patxi.

Patxi ha firmado libros rotundos. Atrapados en el paraíso te marca a hierro. Pero son Cuentos sanfermineros y Ajuste de cuentos los que nos desvelan sus claves. Es en ellos donde Patxi juega en casa y machaca al equipo visitante con relatos bien escritos, cuentos madurados en el silencio de una cabeza que no deja de escribir, pulsión de vida cotidiana con el aderezo de una pedrada en la frente como guinda pastelera. Cuestión de supervivencia, Ciudad retrete o La virgen puta nos llevan al Patxi más anti-todo, al «anarco con pantuflas», como el mismo se ha autodefinido en alguna ocasión. En este territorio, precisamente, sitúo este nuevo título. Un libro con muchos momentos más que hilarantes: desternillantes. Por lo que dice y sobre todo por cómo lo dice. Porque te lleva con hambre voraz al capítulo siguiente y porque entre carcajada y carcajada te desarma y destensa la entretela.

Soltura es la palabra. Patxi está suelto. No tiene miedo y quiere importunar, molestar y trastocar aquello que parece enfrentarse al pensamiento único y que sin embargo no se diferencia en nada de lo esencial. Libertad tanta que asustará a los que profesan esa otra libertad atada en corto, con lemas fáciles como estribillo de canción veraniega. Patxi vive entre el punk y el niño que habla con la sinceridad del borracho. Ese niño que lleva dentro y que a veces se apodera de su lápiz le llevó en su día a escribir El cangrejo valiente, un relato tan corto como tierno.

Patxi se ha depilado la lengua. La única parte del cuerpo humano en la que perdura el vello capilar, tras el ataque metrosexual de vientre tableteado y silicona a granel. Él pilló la epilady de las ingles y se rasuró la sinhueso. De otra forma no sería posible este libro. La depilación y, por supuesto, estar como una puta cabra y tener la certeza de perder el saludo de algún cenutrio en el poteo por lo viejo. Tardarán mucho tiempo en la vieja Iruña antes de ponerle una calle. Y no hablamos de su alcaldesa, sino de la cosa más popular y se supone que más simpática.

Este es un libro rápido y agradecido donde importa más el caminar que el llegar a la última página. Vacilador irredento, Patxi nos lleva a bucear en el sueño universal de los hombres por convertirse en actores porno con pollas descomunales, nos traslada a realidades y países en los que ya ha situado otras historias, nos recuerda al escritor-personaje de Plataforma, de Michel Houllebecq, por lo arisco y por su vocación de incomodar, por el sexo explícito, sucio, mercantil y vacunado de romanticismos de todo a cien, y nos retrata la realidad de un pequeño país donde la revolución solo está presente en la cada vez más aburrida cartelería política.

Patxi es un escritor que sabe contar cosas. Es un niño que quiere autos de choque sin fichas. Un anarquista que sueña con dinamita. ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del porno (amateur) no necesita poster desplegable de la chica del mes. El escribidor se sobra con su facilidad para dibujar personajes de carne y hueso. Ahora es el turno de la piel tostada y los flujos corporales. De los besos húmedos y la carne caliente. Del semen y de la animalidad disparada. De la crítica descarnada. De la risa cabrona. Ese Patxi. Valiente.

Josu Arteaga

Hoy en GARA

may 30, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

«Mi protagonista rueda una escena porno disfrazado del kiliki Verrugas»

p056_f01_148x100.jpg

Patxi IRURZUN. Escritor

Acaba de publicar la novela «¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!», que lleva por subtítulo «Memorias de una estrella del porno (amateur)». Patxi Irurzun es un maldito, un escritor que teje sus obras sobre lo duro, lo bruto y lo prohibido. Es el autor de libros de cuentos como «La polla más grande del mundo» y novelas como «Ciudad Retrete», y también de cuentos para niños. Ha recibido numerosos galardones.

Aritz INTXUSTA |

Irurzun llega al Café Iruña con una pegatina de Bob Esponja en una de sus muñecas. Se la ha pegado su hija en un descuido. Llega con el tiempo justo antes de recoger a su prole del colegio. Pese a ello, su faceta paternal no ha domado (aún) al autor de «La polla más grande del mundo», que ahora fantasea con un barrendero de Iruñea metido a estrella del porno. Confiesa que estuvo a punto de emplear seudónimo.

Para ser el primer libro arrojadizo, ¿no cree que pesa poco?

Pero le basta para se trasgresor y molesto. La idea es que si te gusta lo lees y si no, pues lo tiras. Sí que se recomienda que, en caso de que lo tires, elijas bien a quién se lo lanzas.

El título homenajea a Janis Joplin, pero hay más música que sexo.

Aparece una filipina que se llama Janis, pero esto va de porno. Me gusta Janis Joplin, pero en la novela el importante es un barrendero iruindarra que, de repente, acaba siendo una estrella del porno. Hay muchas escenas en Iruñea, pero el protagonista acaba viajando por todo el mundo: Manila, México, Cuba… Janis es la chica que le introdujo en este cine. Pero, bueno, creo que la novela va más allá. El porno es la cáscara, la novela guarda otras cosas en el sótano. El tema del sexo me ha permitido combinar escenas muy explícitas con partes más literarias, porque el sexo tiene muchas facetas: pasión, fantasía, relaciones de poder y dominación, etc. Más allá de la temática, se trata de una novela gamberra, con humor, amor y un fuerte componente social.

Defina al personaje.

Es un descastado de la vida que empieza a dar escobazos para todos los lados. Al final se queda a gusto.

Y de Iruñea, además. ¿Es un toque de atención a esta ciudad tan puritana, donde la corrección lo impregna todo?

Hay algún sacrilegio con los símbolos de la ciudad. El protagonista rueda una escena con la careta del kiliki Verrugas…

¿El libro sirve como kamasutra navarro?

Hay escenas bastante burras de San Fermín. El protagonista sale vestido de pelotari, echando un mano a mano con otro frente a un muro de carne, y más.

La obra nació en un blog.

Sí, empecé con ella un blog en una época en la que no tenía demasiado tiempo para escribir. Al principio, casi por ir soltando la mano. Al final entraba bastante gente, me animaron y, al final, ha acabado en novela. El blog lo abrí para el libro «La polla más grande del mundo». ¡He llegado al medio millón de visitas! Pero creo que entra gente que va buscando otra cosa…

¿Por qué un barrendero?

Es que yo he sido barrendero. Es un curro fascinante. Al final, casi te conviertes en parte del mobiliario urbano. Pasan cosas curiosas. Por ejemplo, puedes ver cómo un personaje público o un político conservador sale completamente borracho de madrugada de un bar, etc. El barrendero está ahí, pero nadie se fija.

¿La novela utiliza el porno como gran metáfora o como reivindicación de una ciudad como Iruñea que ya es bastante grande y, en consecuencia, con un lado sórdido igual de grande?

Existirán submundos. Eso que dicen que aquí follar es pecado o milagro no es cierto. Aquí habrá gente que follará y mucho. Otros no follan tanto. La idea era usar el porno como vehículo para enganchar al lector, pero que quede el poso de lo que está por debajo. Hay un contexto social, una historia de amor y también es un libro de viajes.

¿Conoce esos lugares?

Sí, son partes del mundo donde yo también he estado por una cosa por otra. Escribí un libro sobre el basurero de Manila, conozco México DF, he viajado a Tailandia y escribí una guía de viajes sobre La Habana.

¿Y sus conocimientos del porno de dónde le vienen? Consumidor, practicante… ¿o de oídas?

Conozco un poco… No sé, pues como todos. ¿No?

A mí no me mire, yo soy el entrevistador.

Todo el mundo tiene esos secretillos. Pero bueno, yo soy completamente ajeno al mundo del porno. Esta es la historia de un flipado de la vida que se ha vuelto un poco loco por consumir tanto sexo.

http://www.gara.net/paperezkoa/20110530/269406/es/Mi-protagonista-rueda-una-escena-porno-disfrazado-kiliki-Verrugas

Una (buena y completa) reseña de ¡Oh, Janis…! en LA REPÚBLICA CULTURAL

may 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments


Dick Grande es un anodino barrendero de Pamplona, cantante ocasional y jevy metal de pelos largos, un perfecto hombre invisible ante la puritana sociedad de una Pamplona donde follar, más que pecado, es un milagro. Sólo que, bajo su fosforescente mono de trabajo, bajo su insustancial existencia, Dick Grande oculta una descomunal blakandéker que hará las delicias de las mujeres y con la que se propone hacerse un hueco en el turbulento mundo del porno (amateur).

Oh, Janis comienza en La Habana donde el protagonista conoce a Janis, una negra jinetera con el mejor culo de toda La Habana -que es casi como decir el mejor culo de todo el mundo- que le propone ganarse un dinerito participando en una película porno (amateur) que rueda una pareja de depravados alemanes. El encuentro con Janis marcará su existencia hasta el punto de que la búsqueda de esa negra habanera de nalgas neumáticas se convertirá en el leitmotiv de toda la novela. En cuanto a la película se titulará Macpolla y será su debut en el porno, el inicio de una carrera que habrá de llevarle de una punta a otra del mundo: París, donde además habrá de hacer de músico en el metro y conocerá al director Bardamu (como el Ferdinand Bardamú de Celine), todo un intelectual y un artista del cine pornográfico; a Bangkok, prostíbulo del mundo; a una Manila repleta de basura y de karaokes, donde unirá su carrera amateur a la de Elisalde, un productor con un oscuro pasado de terrorista; a una descomunal México D.F. y sus insufribles mariachis… Lugares todos ellos de los que habrá de marcharse para regresar a una insulsa Pamplona, repleta de meapilas (como su propia madre) y de los de siempre, de rancias costumbres, de sanfermines…

Oh, Janis es una novela contada en primera persona, de prosa vertiginosa y frases interminables, llena de lenguaje coloquial, con un personaje central entrañable, de polla enorme y antisistema, «el puto Dick Grande, el de la polla como una blakandéker y los besos con sabor a sangre dulce, tan dulce que las mujeres que besaba no la distinguían de la suya propia«. ¡Oh, Dick, mi dulce y sucio Dick! Un Dick Grande que, como no podía ser de otra manera, en el fondo no es más que un romántico: «no, eso no estaba bien, exponer a la vista de todos sentimientos como el amor, el afecto, acariciarse, o acariciar una guitarra, era algo impúdico, incómodo, eso tenía que guardárselo uno para sí mismo, rumiarlo, como mucho vomitarlo convertido en otra cosa, en furia, en fe, en fuerza bruta, en fuego, todas con efe, como follar, ah, follar no, que estamos en Pamplona, en la vieja Iruña, aquí ni se folla ni se perdona a los demás que follen, o sea, que yo me merecía que aquella botella de pacharán Zoco que se dirigía directamente a mi cara reventara ésta, me desfigurara, me dejara marcado para los restos, para que la tribu supiera que había renegado de ella«.

Oh, Janis es una novela ácida, llena de humor (con situaciones tronchantes) y de mala hostia (continuadora del trabajo de demolición iniciado por el Celine de Viaje al fin de la noche), donde Patxi Grande Irurzun, sin lacha alguna, arremete contra todo y contra todos, dando estopa a diestro y siniestro, a la Iglesia, a los periodistas, a los políticos, a los biempensantes, a las mujeres, a los hombres, a la revolución cubana y a sus iconos, a la burguesía y al proletariado, a la kale borroka

Oh, Janis es una novela seminal, repleta de pajas, de sex-shops, de putiferios, de muñecas hinchables con rostro de Margaret Thatcher, de prodigiosas prostitutas orientales que fuman con el culo o abren cervezas con el coño, de travestis, de escarceos sexuales de todo tipo (en la línea de aquel erotómano llamado Sade), de guiris adinerados pagando a niñas, de pelis porno (amateur) de nombres imposibles y argumentos delirantes: Las corridas de Pamplona, París bien vale una picha, Guarrillera…

Oh, Janis es una novela guarrilla, rebosante de tacos, de pedos, de meadas, de basura, de alcohol y de vómitos, de lenguaje escatológico, de eructos… en la estela de ese otro guarro que precedió a Patxi Dick Irurzun y al que llamaban Bukowski.

Oh, Janis es una novela de personajes secundarios inolvidables: la pareja de pornógrafos alemanes que no duda en pervertir a su propia hija, de ninfómanas insaciables, de mujeres hermosas y de personajes grotescos o deformados, de seres marginales…

Oh, Janis es una novela musical, con karaokes y cantantes de jotas, con clásicos de la canción casposa, con imitaciones de Meat Loaf, con canciones de AC/DC, Led Zeppelin, Whitesnake, Motorhead… pero también de Barón Rojo, Barricada, Las Superputas, o de La Gran Perra en Celo, Dick Grande y sus Cachorrillos Pajilleros, genuinos pioneros del malogrado porno-rock radikal vasco…

Esperemos que a Patxi Irurzun no le pase como al héroe de la novela, «como nadie sabía quién era Dick Grande, y si llegara a saberlo algún día se avergonzarían de mí, me fusilarían con katxis rebosantes de kalimotxo como sangre espesa, con titulares como sentencias del Diario de Navarra, con balas de plata ungidas en agua bendita o con nueve milímetros parabellum«; y de una vez por todas su talento, poderosa Blakandéker, acabe rompiendo las barreras y sea reconocido.

A destacar también el trabajo de la editorial, Eutelequia, que ha irrumpido en el mundillo editorial con la fuerza de un rompehielos y con una presentación exquisita de sus libros. En el aire una pregunta: ¿Cuántas editoriales, grandes o pequeñas, se hubieran atrevido a apostar por una obra de las características anteriormente mencionadas?

JAVIER SERRANO

http://www.larepublicacultural.es/article4312.html

Hoy en Diario de Navarra

may 24, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments
Foto. EDUARDO BUXENS.

«La ciudad te «cosifica» como barrendero»

ION STEGMEIER . PAMPLONA . Lo que empezó como un blog se ha convertido en la novela definitiva de Patxi Irurzun. El escritor pamplonés apuesta por ella, «Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!, que presenta estos días en Madrid, Barcelona, Gijón y Pamplona.

Patxi Irurzun (Pamplona, 1969) bromea con su último libro. Dice, y así lo recoge la promoción, que se trata del primer libro arrojadizo de la historia. «Si te gusta lo lees (y te ríes un rato)… y si te parece un ladrillo lo tiras (pero elige bien a quién)», dice. Pero lo cierto es que no es un libro más para él. ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!, con el subtítulo de Memorias de una estrella del porno (amateur) es su libro definitivo. Así lo entiende él y también la editorial, Eutelequia, que lo presentará en Barcelona, Madrid y Gijón.

El protagonista es un barrendero heavy de Pamplona. Usted tiene una breve experiencia. ¿Le abrió los ojos?

Yo estuve trabajando un verano en Sanfermines de barrendero. Me di cuenta que llegaba un momento en el que era invisible a la gente. Eras parte del mobiliario urbano.Te da pie a pensar muchas cosas y a observar las rutina de la gente, los comportamientos y demás, a tomarle el pulso a la ciudad. Eso me sirvió bastante para inspirarme el personaje, que también es barrendero y la ciudad lo «cosifica».

¿Le ha prestado experiencias propias?

Ese es el punto de partida, luego entra lo que es la literatura. Sí que es cierto que luego transcurre en diferentes partes del mundo y son sitios en los que yo he estado, pero el personaje no tiene mucho que ver conmigo.

¿Pamplona tiene un papel importante en la trama o podría desarrollarse en cualquier otra ciudad?

Sí que se habla de Pamplona, de la basura que escondes debajo de la alfombra en la ciudad. Hay, también, una parte que se desarrolla en los Sanfermines. La novela transcurre en los años 80. Yo todos los libros que he escrito son especiales pero con éste siento que es un paso adelante, es dar un puñetazo en la mesa y decir que estoy aquí.

¿Por qué?

Llevo ya casi 15 años publicando y a la vez siento que soy un autor desconocido para el público en general. Yo creo que en este libro, que además ha apostado por mí una editorial de Madrid, es un paso adelante. Ésa es la intención. Yo he hecho cosas muy variadas, desde libros de viajes a obras juveniles y demás, novelas de humor… aquí está un poco todo. Sobre todo, yo creo que es una novela de humor. Y luego es una obra de amor.

También ha hecho biografías para niños. ¿Se nota su pluma independientemente del género de cada libro?

Hombre, yo creo que sí. Hay algunos libros que no te exigen usar el punto de vista del humor. Luego, claro, cada novela es diferente. Está indicando un tono que me ha gustado, que ha tirado de mí y estoy muy satisfecho.

¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! nace de un blog, ¿sin intención de que fuera una novela después?

Lo fui publicando por capítulos en el blog. Entre el trabajo y los hijos no tenía demasiado tiempo de escribir y me quemaba un poquillo. Empecé a escribir un poco a lo tonto en ese blog, casi como un divertimento, para soltar la mano, pero me di cuenta que me lo estaba pasando muy bien y que la novela iba creciendo y me iba llevando.

También el blog le permitiría ver la respuesta de la gente a cada capítulo.

Sí, eso era muy interesante. Cada capítulo yo lo dejaba en el aire, sí que notaba en la gente que lo iba leyendo cierta expectación. Al final tuve un estímulo para seguir. Luego ya con vistas a publicarlo en papel dejé el blog.

http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/cultura/ciudad_cosifica_como_barrendero.html

ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');