• Subcribe to Our RSS Feed
Tagged with "janis Archivos - Página 10 de 11 - Patxi Irurzun"

QUE VIENE, QUE VIENE, PSSST, PSSST…

may 14, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Ya se va acercando la presentación de mi nuevo libro, el primer libro arrojadizo del mundo, y en la editorial han preparado este cartel y esta invitación que hago extensible a todo el que quiera pasarse por Tipos Infames (C/San Joaquín 3, Madrid) el próximo sábado 21 a las 20:00 y especialmente a los dipsómanos (por el detalle ese de que se servirá un vino español, lo digo).


Y esta es la nota de prensa que también han preparado con mucho mimo en Eutelequia:


memorias obscenas ensuciadas de dulzura pegajosa

La Editorial Eutelequia tiene la satisfacción de presentarle el nuevo libro ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del porno (amateur), de Patxi Irurzun.

Esta novela anarquista que se cuela por los agujeros del sistema establecido, es un aullido dirigido hacia la lunática libertad de pensamiento y acción. Con el afán de encontrar su propia autonomía, sin estar empaquetado en un embalaje reciclable y saludable para el medio ambiente, el protagonista ansia en independizarse de la sociedad que le rodea y que le quiere etiquetar con un código de barra, claro y descifrable. Para ello emprende una ruta lo menos aconsejable por parte de sus paisanos y, lo más alejada de la visión de un ciudadano aprovechable, que se puede utilizar con facilidad para el bien de la comunidad. La naturaleza misma le facilito el camino dotándole con el arma de su lucha, que se encuentra entre sus piernas. Haciendo el máximo uso de su herramienta innata se abre el paso a machetazos en la jungla del basurero mundano. Allí, en el núcleo de la suciedad humana, tropieza con la pura inocencia del enamoramiento verdadero que le va dirigiendo a diferentes lugares del Planeta en busca de ella: Janis.

No, no, no y mil veces no. Ella no era Janis, mi Janis.

¿Qué pretendían, volverme loco?

(¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!, Patxi Irurzun, pág. XXX)

Estas picantes hazañas se convierten un una romántica aventura hacia la felicidad y el amor del protagonista que puede ser como es, sin pegatinas clasificadoras.

¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! divierte recalcando los males de la contemporaneidad.

Patxi Irurzun con ligereza y con humor rastrea entre la porquería que apesta a prohibición y formalismo. El sarcasmo nos hace reír y nos incita a pensar, pero siempre con el corazón abierto.

ARRANQUE DE CAMPAÑA

may 6, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments



Pues yo también estoy de elecciones. El próximo día 21, jornada de reflexión, presento mi nueva novela ¡OH, JANIS, MI DULCE Y SUCIA JANIS! Memorias de una estrella del porno amateur.

Ahí arriba va mi primer poster electoral, la portada del libro y aquí abajo´unas elogiosas palabras de mi entusiasta editora en una entrevista en Leer:

«Una novela anarquista, erótica y llamativa, un texto atrevido que atraviesa con su fuerza los límites de la burguesía»

Y dentro de poco la campaña electoral, noticias sobre el candidato (una primicia: además de en Madrid, Barcelona y Pamplona, también habrá mitin en la Semana Negra de Gijón) y un emotivo mensaje en el que os contaré porque tendréis que darme vuestro voto.

LA PORTADA DE «¡OH JANIS!»

abr 6, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Esta es la portada que han hecho los de Eutelequia para mi nuevo libro ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del porno (amateur). ¿Qué os parece? En la editorial dicen que es que es un libro anarquista. Sale en mayo y ya hay una gira «internacional» de presentaciones:

MADRID 21 de mayo (en la librería Tipos infames, un buen lugar para esta gamberrada de libro)

PAMPLONA 11 de junio (dentro de la jornada «El barrio de los artistas», en La hormiga atómica, a las 12, la hora del vermú, así que habrá jamón y bebercio)

BARCELONA 17 de junio (en la librería La Central de El raval, no voy a hacer chistes fáciles – raval, novela porno, etc.-)

Y alguna que otra sorpresica por confirmar.

Pues eso, aún quedan unas semanas, pero vamos calentando motores. Y es que con esta novela me la juego, o sea, que si me queris, irse (a las presentaciones, digo). Ya os iré contando.

Han dicho sobre ‘¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!’

mar 11, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

A dos meses de su publicación (la presentación oficial será en la librería Tipos Infames de Madrid el 21 de mayo, con vino y txistorra; y pronto la portada) algunos de quienes ya han podido leer mi novela ¡Oh Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del porno (amateur) han dicho sobre ella:

El Patxi más furioso no deja títere con cabeza. Como en los buenos tiempos.

(Esteban Gutiérrez)

Me he reído un montonazo pero además me ha interesado mucho la historia, que de trivial no tiene nada. Creo que es mucho más que una novela humorística. De entrada, el inicio es fabuloso en la más amplia significación del término. Cómo arranca la historia en La Habana, y su posterior correlato en el Museo de la Revolución, con tamaña irreverencia en la que no se adentrarían jamás unos cuantos de «nuestros irreverentes» profesionales, sumado eso a los trazos francamente impresionistas del regreso a Pamplona, me parece todo una auténtica crónica realista. El humor y la irreverencia a la que me refería ponen el resto: profundizan y ensanchan las márgenes del relato. Por supuesto, la relación de las hazañas del protagonista va en el mismo sentido, de forma que la historia en ningún momento cede un palmo de terreno y cada situación es un ampliar las características del personaje, su inframundo anterior, con lo cual las posibles brutalidades de su nueva profesión quedan reducidas al anecdotario (y es ahí, me parece, donde más crece la historia por lo que antes decía: nada es banal, las peripecias del barrendero se producen siempre entre basura con lo que la anécdota no hace otra cosa que ratificar la condena que ya había caído sobre el tipo antes de que lo descubrieran para el cine porno). También me parece magnífica la manera con que se desbarata el costumbrismo, por ejemplo en lo que pasa la historia por los Sanfermines. Y, por supuesto, los personajes son muy creíbles. Mucho.

(José Luis Moreno Ruiz)

¡OH, JANIS, MI DULCE Y SUCIA JANIS! Memorias de una estrella del porno (amateur) no necesita poster desplegable de la chica del mes. El escribidor se sobra con su facilidad para dibujar personajes de carne y hueso. Ahora es el turno de la piel tostada y los flujos corporales. De los besos húmedos y la carne caliente. Del semen y de la animalidad disparada. De la crítica descarnada. De la risa cabrona. Ese Patxi. Valiente.


(Josu Arteaga)

***


¡OH, JANIS, MI DULCE Y SUCIA JANIS! Memorias de una estrella del porno (amateur)

PATXI IRURZUN (Editorial Eutelequia)


En los años 80, Dick Grande, un barrendero “heavy” de Pamplona se convierte accidentalmente en estrella internacional del porno. ¿El secreto de su éxito? Su privilegiada herramienta de trabajo (la “blakandeker”), sí, pero sobre todo su aspecto de hombre vulgar: tirillas y difícil de ver, cuando aparece en sus películas haciendo el amor con las mujeres más hermosas del mundo, los hombres solos, tristes y rotos creen que pueden ser como él. Dick Grande recorre los santuarios secretos del porno “amateur” —La Habana, París, Bangkok, Manila, México DF…—, funda un movimiento musical (el porno-rock radikal vasco), financia involuntariamente con sus películas una guerrilla maoísta… Pero él también es un hombre insatisfecho, que solo persigue desesperadamente el corazón de la mujer que le introdujo en el mundo del porno: la dulce y sucia Janis. Brutal y tierna, soez y poética, animal y, por ello, terriblemente humana, ¡Oh Janis, mi dulce y sucia Janis! se convierte, bajo la apariencia de una novela de género (erótico) en un pimpapúm social que no deja títere con cabeza y un artefacto infalible para hacer reír a mandíbula batiente mientras una pantera resopla en nuestra entrepierna. Por fin una novela atrevida (que antes fue novela-blog y recibió medio millón de visitas), escrita a tumba abierta por un autor valiente para lectores valientes cansados de leer solapas de libros que nunca cumplen lo que prometen.

FECHAS DE PUBLICACIÓN

feb 16, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments


Ya tengo fechas para los dos libros que publicaré este año:

«¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! Memorias de una estrella del porno -amateur-« (Eutelequia), será un libro tórrido para el verano: aparecerá a finales de mayo.

Y «Dios nunca reza» (Alberdania), a principios de septiembre.

Ahí van dos pildoritas de adelanto de cada uno de ellos


DIOS NUNCA REZA


Domingo 10 de agosto

El de hoy ha sido un domingo tranquilo, un domingo con periódicos, como en la canción de Andrés Calamaro. Por la mañana, he bajado con Urko al parque, es lo que suelen hacer los padres los domingos por la mañana, pasar más tiempo con sus hijos -y con los padres de otros hijos-, dar un respiro a sus mujeres, dejarles un par de horas libres para que se depilen (y librarse, en realidad, de ese modo de pasar el aspirador o limpiar los baños). Yo me he sentado bajo un árbol, mientras Urko se llenaba de arena las uñas y la ropa limpia, y he ojeado la prensa. El viernes empezaron los Juegos Olímpicos de Pekín. En uno de los periódicos, he visto una foto de varios soldados chinos, agitando banderas de su país. Son medio centenar, y en sus rostros se les ve orgullosos a unos, a otros enardecidos, incluso desafiantes, dispuestos a morir o matar por su patria o su presidente, pero yo me he fijado en uno de ellos, en una esquina, con la banderita arriada, descansando en su regazo, y la mirada perdida, el rostro estupefacto (quizás solo estaba tomando un respiro para agitar su bandera con más fuerza, pero he preferido imaginar que el soldado también se sentía extranjero, entre todos los demás ), y me ha parecido el más valiente de todos esos militares, hay que ser muy valiente para enfrentarte a tus dudas, para tener miedo cuando otros deciden que se debe ser audaz, que tu vida vale menos que el uniforme que llevas puesto, para pensar en la última vez que hiciste el amor con tu novia (y en la próxima que lo harás) mientras todo el mundo libre señala con el dedo y acusa al país que tú tienes que defender.

En el mismo periódico he leído, con titulares más pequeños, que al mismo tiempo que atletas de todo el mundo desfilaban tras su abanderados en la inauguración de los Juegos Olímpicos, Georgia y Rusia se declaraban la guerra, y soldados de esos dos ejércitos ya no empuñaban banderitas, sino fusiles, conducían tanques, bombarderos, y que ya han muerto más de dos mil civiles. Y en otro más, en una noticia de apenas unas líneas, que España ha aumentado en un 10% la venta de armamento a otros países.


¡OH, JANIS, MI DULCE Y SUCIA JANIS!

27- Breve auge y caída del porno-rock radikal vasco

En nuestro debut, en el concierto de la Txantrea, no pudimos estar mejor acompañados, tratándose de un grupo de porno-rock, pues nos pusieron de teloneros de La Polla Records y de Cicatriz en la Matriz. Supongo que más por ellos que por nosotros, cuando empezamos a tocar las txoznas estaban abarrotadas, yo miraba entre bambalinas –a través de una enorme ikurriña con el anagrama de las Gestoras Pro-Amnistía, que tapaba, a modo de telón, el escenario— y veía una jungla de cuero y tachuelas, con katxis de cerveza que la sobrevolaban y señales de un humo espeso y con un olor que alimentaba elevándose hacia el cielo y llamando a la revolución o a un pedo colectivo, no lo sabía muy bien.

Desde esa perspectiva daba un poco de acojone, pero nosotros también teníamos un as en la manga, y arrancamos nuestra actuación con “Quiero matar a polvos a un concejal de UPN”, la polémica canción de Las Perras en Celo. En ella yo salía vestido, de cintura para arriba, con el traje de la corporación municipal, con su chistera y todo, y, de cintura para abajo únicamente con una bandera de Navarra en plan pareo, cuyo escudo golpeaba con mi maza, como si fuera el mismísimo Sancho el Fuerte rompiendo las cadenas en la batalla de las Navas de Tolosa.

Mamen, de vez en cuando se acercaba a mí, ponía el culo en pompa y sacaba lustre al cuero de sus pantalones perfectamente ajustados, frotándose contra la bandera, tal y como habíamos ensayado en la bajera, pero ahora además, y eso no entraba en el guión, de vez en cuando agarraba mi maza y la apretaba con fuerza, e incluso en una ocasión hasta se agachó y le pegó un pequeño mordisco, como una auténtica perra en celo.

La cosa prometía.

Cuando acabamos el tema apenas hubo algunos aplausos, se escuchó algún silbido a lo lejos, y después se impuso un murmullo de risas nerviosas y cuchicheos. El público estaba desconcertado, eso era bueno, pero por desgracia rápidamente un grupo de enterados interpretó nuestro mensaje de una manera algo retorcida y empezó a corear goras a ETA.

—En ETA no se folla —les corté yo, acercándome al micrófono.

Páginas:«1234567891011»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');