• Subcribe to Our RSS Feed

¡OH, JANIS! EN EL BLOG DE NARCISO EL VALVULISTA

ago 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments
Zapi, en el centro, a la derecha mi nariz y yo y a la izquierda otro grande, David González
…o lo que es lo mismo Felipe Zapico, el gran Zapi, deicida, litronero de versos, poeta, rockero… Un honor para mí y para mi Janis, que sigue vivita y coleando, coleccionando reseñas y buenas críticas:



http://narcisoelvalvulista.blogspot.com/2011/08/oh-janis-mi-dulce-y-sucia-janis.html

Cuando uno que no es ni crítico, ni crítica, ni nada de nada, que lo más que le sale la mayoría de las veces (gracias al reduccionismo feisbuquiano) es el Me gusta, o es una puta mierda, esto último aprendido en el barrio, que en el otro lado nos expulsan. Bueno pues ya me he liado y todavía no he dicho que hace un par de días que terminé de leer la Janis, que ha supuesto una sorpresa, ya que conociendo las querencias de Patxi Irurzun pues siempre pensé que era una hagiografía de la Janis Joplin o algo así, o sobre la gira de Janis Joplin por Navarra allá por aquellos años oscuros, detrás de Ernest….

Como veréis me voy por las ramas y es que a pesar de ser una novela tremendamente pamplonica no me atrevo a entrar a matar…pero allá voy: Me ha encantado, no voy a contaros nada de ese menejo que tiene Patxi del lenguaje, la lengua (casi como Dick Grande) y los adverbios y esas cosas, no, porque de eso tampono tengo ni idea. Pero si de lo que va la novela, de su trama, su historia, o historias, pero la verdad es que no puedo contar nada, para no desvelar misterios terribles.

Únicamente diré que a pesar de que pueda ser considera una novela en clave de comedia, para mi tragicomedia, es profunda y en cada apostilla, resquicio y portal Patxi aprovecha para realizar numerosos ajustes de cuentas, no deja títere con cabeza, desde los políticos (todos) de su Pamplona natal, al resto del mundo mundial (incluidos los de Bilbao). Deja en evidencia las miserias de todo dios, no se libra ni es apuntador, ni nosotros mismos cada vez que Patxi gira el espejo y nos deja desnudos antes nosotros mismos.

Dos pasiones, una conocida por mi la de ser roquero, y otra desconocida la de estrella del porno (amateur), recorren toda la novela en todas las direcciones, de fin a principio y vuelta a empezar. Patxi siempre ha querido ser roquero y aquí lo es un con un par y se venga de tanta mordaza y tontería cantando como el más radical y punki de los roqueros navarros. No conocía la otra pasión oculta, pero me temo que aquí Patxi flaquea, y no lo digo porque no tenga una blakandeker en estado de rabia (le concedo el beneficio de la duda) sino que las escenas porno de tan amateurs como son resultan tiernas, y me atrevería a decir que amorosas, incluso con la zorra de la mujer del concejal de UPN (uy, se me ha escapado lo siento), pero sobre todo ese amor latente por Janis que le mantiene por todos los continentes y países por donde deambule Patxi Grande, perdón Dick Grande.

Bueno y no voy a contar más que no se puede, que tienes que leer esta novela, que si puedes cómprala y si no siempre tendremos las bibliotecas públicas (mientras no nos las cierren).

Patxi gracias por ayudarme a pasar una semana de insomnio en León en un agosto casi sin tormentas, gracias por ser como eres, gracias por tu blog, gracias por invitarme a participar en Simpatía por el relato, gracias por no tener ni media hostia que ni falta que hace y por muchas más cosas.

La editorial el Eutelequía se puede comprar desde su web o en cualquier librería y chino.

Leave a comment

ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');