• Subcribe to Our RSS Feed

TOCANDO EL HUESO (PEQUEÑA CRÓNICA DE LA PRESENTACIÓN EN EL GAZTETXE DE ARRASATE)

nov 21, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments
Ajoarriero y libros, una buena combinación

Yo a Arrasate no vuelvo. Quiero decir que sí, que fue una gozada estar allá, como siempre, con la gente del gaztetxe y con Josu Arteaga y su familia, pero es que al final lo voy a matar al pobrecico Josu, mi anfitrión, porque cada vez que voy lo gafo, lo enfermo, o a él o a alguno de los suyos. La otra vez, cuando estuve acompañándole en la presentación de su novela Historia universal de los hombres gato (un gran libro, una pasada, que se merece mucho más, buscadlo, leedlo, merece la pena, y me contáis), le cayó una neumonía a Josune, la pareja de Josu, y mientras ellos estaban en Urgencias, yo durmiendo tan ricamente la mona en su casa, sin enterarme; y esta vez Josu ya anadaba pocho, incubando algo, pero es que una vez ya en el gaztetxe, se hizo un chandrío en el dedo cortando pan, claro que lo hacía con la navaja que le regaló El Marro, el poeta tristemente desaparecido (en todos los sentidos) un armatoste de unos cuarenta centímetros de tajo. El suyo, el tajo de Josu le llegó hasta el hueso, lo cual para alguien que toca el bajo (en La banda del abuelo) no es una buena noticia. Así que esta vez se fue a Urgencias mientras yo y quienes asistieron a la presentación nos comíamos tan ricamente el ajoarriero que preparé para la ocasión.
Por cierto, que creo que voy a dejar de escribir y me voy a dedicar a cocinar y vender mi ajoarriero, menudo éxito (la verdad es que me sale de rechupete)… Aunque bueno, la cosa tampoco estuvo tan mal, vino bastante gente y se vendieron algunos libricos, tanto de Janis como de Dios nunca reza. Y sobre todo, estuve a gusto, a gusto, con esa buena sensación que queda cuando los libros, o al menos mis libros se llevan a su espacio natural, al de sus lectores potenciales.
Por lo demás, me alegró volver a ver a algunos viejos compañeros de batallas, como al escritor Eneko Barberena, o saber a través de él de otros, como Diego Martiartu, y también a Iker Barandiaran, o a Izkue, de El Desván del Macho(sensacional grupo, del que os dejo este video:

Y por supuesto, a mi siempre querido Josu, gran escritor, gran amigo y gran persona. Aupa Josu, que las cicatrices siempre son medallas para los escritores malditos. Y tranquilo que la próxima vez prometo ir a a algún chamán que me quite el gafe.

Leave a comment

ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');