• Subcribe to Our RSS Feed
Archive from mayo, 2011

BAJÓN

may 30, 2011   //   by admin   //   Blog  //  14 Comments

Hoy estoy de bajón. Hoy hace un año que me echaron del curro. Pero no es por eso. Todavía un año después me siento como un animal que se acaba de liberar de un cepo. Aquello me estaba chupando la energía, me estaba jibarizando, me salió psoriasis, veía a mis hijos como mucho dos horas al día… No, no es por eso. Es por la novela. Hace poco más de una semana que la presenté y durante este tiempo han salido varias entrevistas y alguna (buena y extensa) reseña, pero tengo la impresión de que algo no funciona, tengo dudas y miedos y una sensación de fracaso anticipada…No sé si alguien compra el libro, si alguien lo lee, si lo lee qué piensa…. Ayer estuve todo el día bombardeando con emails a suplementos de cultura, bibliotecas, personas humanas…Sintiéndome un puto pelma, un canso, sintiendo que al otro lado alguien se reía de mí, o me compadecía….Pero no puedo evitarlo, he puesto mucha ilusión en esta novela. Cuando dejé de trabajar, pensé que esa era mi oportunidad, que por fin podía ser escritor… Ahora pienso que con algo de suerte quizás en noviembre, cuando se me acabe el paro pueda escribir folletos para empresas de desciegues o publirreportajes en un periódico, aguantar las tonterías de los que pagan y que solo por eso saben mucho más que tú, o, o igual ni siquiera eso, no sé que será de mí dentro de un año, y ya empiezo a sentir vértigo, el aliento del toro a mis espaldas…
Quizás pase algo, me digo, porque también tengo esa sensación, la de que puede pasar algo con mi libro, que caiga en las manos adecuadas, o en las menos adecuadas, una casualidad, un escándalo, pero no se si lo hago solo para prolongar la agonía. ¿Me estoy equivocando?¿Soy un canso, un pelma,uno que va de maldito,alguien que cree que es transgresor escribir polla o que sus personajes beban kalimotxo a morro? ¿Valgo para esto o soy solo un infeliz, un pobre soñador? ¿Habéis leído Oh, Janis?
De bajón, sí, pero en la cuesta abajo, en la rompeculos,también hay agarraderos. Una cama elástica al fondo del barranco.Para empezar, durante este año, además de escribir, mucho menos de lo que había pensado, he pasado mucho tiempo con mis hijos (ayer en una entrevista el periodista me decía que no pegaba mucho eso de escribir libros porno y llevar una pegatina en el codo de Bob Esponja), me han vuelto loco, me han colocado al borde de ataques de nervios y de la vasectomía con efectos retroactivos , pero no lo cambio por nada. El otro día, mientras intentaba juntar unas pocas letras, ahí andaban los dos, subiéndoseme a la chepa, hasta que di el grito de rigor, ¡quereís dejarme vivir!, y casi al tiempo que lo hacía me di cuenta de que la vida es precisamente eso, los niños colgándoseme del cuello, y no esas otras vidas virtuales, el blog, el facebook, las egobúsquedas de Google, el correo electrónico… Aunque hoy, precisamente, he recibido un email -y esa es otra de las luces al final del túnel- en el que un amigo me comentaba que está dando clases particulares a un chaval de 19 años, cómo hacer un comentario de textos, es la materia, y que lo está entrenando con alguno de mis libros, y que el chaval, que no había leído una novela y ya no te cuento un cuento en su vida está entusiasmado. Soy todo un descubrimiento, para él. Y con eso me basta para aguantar un poco más. Todo un descubrimiento. De eso creo que va todo esto.

Hoy en GARA

may 30, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

«Mi protagonista rueda una escena porno disfrazado del kiliki Verrugas»

p056_f01_148x100.jpg

Patxi IRURZUN. Escritor

Acaba de publicar la novela «¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!», que lleva por subtítulo «Memorias de una estrella del porno (amateur)». Patxi Irurzun es un maldito, un escritor que teje sus obras sobre lo duro, lo bruto y lo prohibido. Es el autor de libros de cuentos como «La polla más grande del mundo» y novelas como «Ciudad Retrete», y también de cuentos para niños. Ha recibido numerosos galardones.

Aritz INTXUSTA |

Irurzun llega al Café Iruña con una pegatina de Bob Esponja en una de sus muñecas. Se la ha pegado su hija en un descuido. Llega con el tiempo justo antes de recoger a su prole del colegio. Pese a ello, su faceta paternal no ha domado (aún) al autor de «La polla más grande del mundo», que ahora fantasea con un barrendero de Iruñea metido a estrella del porno. Confiesa que estuvo a punto de emplear seudónimo.

Para ser el primer libro arrojadizo, ¿no cree que pesa poco?

Pero le basta para se trasgresor y molesto. La idea es que si te gusta lo lees y si no, pues lo tiras. Sí que se recomienda que, en caso de que lo tires, elijas bien a quién se lo lanzas.

El título homenajea a Janis Joplin, pero hay más música que sexo.

Aparece una filipina que se llama Janis, pero esto va de porno. Me gusta Janis Joplin, pero en la novela el importante es un barrendero iruindarra que, de repente, acaba siendo una estrella del porno. Hay muchas escenas en Iruñea, pero el protagonista acaba viajando por todo el mundo: Manila, México, Cuba… Janis es la chica que le introdujo en este cine. Pero, bueno, creo que la novela va más allá. El porno es la cáscara, la novela guarda otras cosas en el sótano. El tema del sexo me ha permitido combinar escenas muy explícitas con partes más literarias, porque el sexo tiene muchas facetas: pasión, fantasía, relaciones de poder y dominación, etc. Más allá de la temática, se trata de una novela gamberra, con humor, amor y un fuerte componente social.

Defina al personaje.

Es un descastado de la vida que empieza a dar escobazos para todos los lados. Al final se queda a gusto.

Y de Iruñea, además. ¿Es un toque de atención a esta ciudad tan puritana, donde la corrección lo impregna todo?

Hay algún sacrilegio con los símbolos de la ciudad. El protagonista rueda una escena con la careta del kiliki Verrugas…

¿El libro sirve como kamasutra navarro?

Hay escenas bastante burras de San Fermín. El protagonista sale vestido de pelotari, echando un mano a mano con otro frente a un muro de carne, y más.

La obra nació en un blog.

Sí, empecé con ella un blog en una época en la que no tenía demasiado tiempo para escribir. Al principio, casi por ir soltando la mano. Al final entraba bastante gente, me animaron y, al final, ha acabado en novela. El blog lo abrí para el libro «La polla más grande del mundo». ¡He llegado al medio millón de visitas! Pero creo que entra gente que va buscando otra cosa…

¿Por qué un barrendero?

Es que yo he sido barrendero. Es un curro fascinante. Al final, casi te conviertes en parte del mobiliario urbano. Pasan cosas curiosas. Por ejemplo, puedes ver cómo un personaje público o un político conservador sale completamente borracho de madrugada de un bar, etc. El barrendero está ahí, pero nadie se fija.

¿La novela utiliza el porno como gran metáfora o como reivindicación de una ciudad como Iruñea que ya es bastante grande y, en consecuencia, con un lado sórdido igual de grande?

Existirán submundos. Eso que dicen que aquí follar es pecado o milagro no es cierto. Aquí habrá gente que follará y mucho. Otros no follan tanto. La idea era usar el porno como vehículo para enganchar al lector, pero que quede el poso de lo que está por debajo. Hay un contexto social, una historia de amor y también es un libro de viajes.

¿Conoce esos lugares?

Sí, son partes del mundo donde yo también he estado por una cosa por otra. Escribí un libro sobre el basurero de Manila, conozco México DF, he viajado a Tailandia y escribí una guía de viajes sobre La Habana.

¿Y sus conocimientos del porno de dónde le vienen? Consumidor, practicante… ¿o de oídas?

Conozco un poco… No sé, pues como todos. ¿No?

A mí no me mire, yo soy el entrevistador.

Todo el mundo tiene esos secretillos. Pero bueno, yo soy completamente ajeno al mundo del porno. Esta es la historia de un flipado de la vida que se ha vuelto un poco loco por consumir tanto sexo.

http://www.gara.net/paperezkoa/20110530/269406/es/Mi-protagonista-rueda-una-escena-porno-disfrazado-kiliki-Verrugas

PORCA MISERIA

may 30, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments



Es una columna de opinión, sí, pero retrata y cómo retrata a quien la escribe, y -me temo- a una forma de pensar por desgracia común entre ciertos sectores de la sociedad navarra. Luis Castiella se despachaba ayer en Diario de Navarra de esta manera:

“Hay resultados electorales curiosos. Dos macro urbanizaciones, Mendillori y Sarriguren, las niñas bonitas de la VPO en navarra. Las hijas de UPN y PSN. Donde los regionalistas y los socialistas se han hartado de gastar y de promover viviendas de protección oficial. Allí han ganado los nacionalistas. Rancia correspondencia a treinta años de miramiento por los menos pudientes y los más agobiados. La política da más puñaladas que las riñas entre hermanos. Los nabaitus han sacado tajada sin despeinarse. Ante la necedisdad de pisos, los Urralburu, Otano y Sanz han ido destilando sensibilidad social. Plasmada en baremos, zonas verdes y créditos subsidiados. El voto-respuesta ha sido si te he visto no me acuerdo. Para una vez que los partidos escuchan a la calle, la calle les ha dado la espalda. El mito de la lejanía del poder denunciado por parados, indignados y jóvenes acampados pierde fuelle. En este caso estuvieron al quite, pero les ha dado menos réditos que la nómina en el banco. Porca miseria“.

Luis Castiella

Y no su autor no es un jauntxo, un señor feudal del medievo, es un sudirector de Diario de Navarra. No tiene desperdicio. A este señor le gustaría que los “pobres”, la chusma, estuviéramos toda la vida agachando la cabeza y dando las gracias. Oh, sí, gracias por vuestra generosidad, porque habéis sido vosotros, dos partidos políticos, a título personal, los que nos habéis dado un techo bajo el que guarecernos, y a cambio de nada, oyes, todo por altruismo, pura sensibilidad social (se le ha olvidado decir que dos de los tres filántropos de los que habla tuvieron algún que otro problemilla con la justicia)… Gracias por nuestras niñas bonitas, que eso sí, las mandais bien lejos de vuestros barrios bien, no vaya a ser que vuestros niños tengan que jugar en el parque con los Mamadús y las Eukenes… Ellos, siempre pensando en nosotros (casi- casi lo único que les ha faltado ha sido pagarnos las hipotecas). Y sus nóminas, qué me dicen de sus nóminas, pobrecicos, pero si el cemento no da, pero si ellos construyen solo pensando en nosotros, los menos pudientes, los agobiados, de qué iban a perder el tiempo con negocios ruinosos como el de la construcción, con lo bien que se está jugando al golf, o leyendo a Luis Castiella, sus frases cortas y aceradas, sus puntos que caen donde dios le da a entender… Digo yo que por eso, por pura sensibilidad social, se embarcan en otro megaplan urbanístico como el de Egües. Porque escuchan a la calle y eso. Porca miseria. O lo que es lo mismo: y una puta mierda

Una (buena y completa) reseña de ¡Oh, Janis…! en LA REPÚBLICA CULTURAL

may 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments


Dick Grande es un anodino barrendero de Pamplona, cantante ocasional y jevy metal de pelos largos, un perfecto hombre invisible ante la puritana sociedad de una Pamplona donde follar, más que pecado, es un milagro. Sólo que, bajo su fosforescente mono de trabajo, bajo su insustancial existencia, Dick Grande oculta una descomunal blakandéker que hará las delicias de las mujeres y con la que se propone hacerse un hueco en el turbulento mundo del porno (amateur).

Oh, Janis comienza en La Habana donde el protagonista conoce a Janis, una negra jinetera con el mejor culo de toda La Habana -que es casi como decir el mejor culo de todo el mundo- que le propone ganarse un dinerito participando en una película porno (amateur) que rueda una pareja de depravados alemanes. El encuentro con Janis marcará su existencia hasta el punto de que la búsqueda de esa negra habanera de nalgas neumáticas se convertirá en el leitmotiv de toda la novela. En cuanto a la película se titulará Macpolla y será su debut en el porno, el inicio de una carrera que habrá de llevarle de una punta a otra del mundo: París, donde además habrá de hacer de músico en el metro y conocerá al director Bardamu (como el Ferdinand Bardamú de Celine), todo un intelectual y un artista del cine pornográfico; a Bangkok, prostíbulo del mundo; a una Manila repleta de basura y de karaokes, donde unirá su carrera amateur a la de Elisalde, un productor con un oscuro pasado de terrorista; a una descomunal México D.F. y sus insufribles mariachis… Lugares todos ellos de los que habrá de marcharse para regresar a una insulsa Pamplona, repleta de meapilas (como su propia madre) y de los de siempre, de rancias costumbres, de sanfermines…

Oh, Janis es una novela contada en primera persona, de prosa vertiginosa y frases interminables, llena de lenguaje coloquial, con un personaje central entrañable, de polla enorme y antisistema, “el puto Dick Grande, el de la polla como una blakandéker y los besos con sabor a sangre dulce, tan dulce que las mujeres que besaba no la distinguían de la suya propia“. ¡Oh, Dick, mi dulce y sucio Dick! Un Dick Grande que, como no podía ser de otra manera, en el fondo no es más que un romántico: “no, eso no estaba bien, exponer a la vista de todos sentimientos como el amor, el afecto, acariciarse, o acariciar una guitarra, era algo impúdico, incómodo, eso tenía que guardárselo uno para sí mismo, rumiarlo, como mucho vomitarlo convertido en otra cosa, en furia, en fe, en fuerza bruta, en fuego, todas con efe, como follar, ah, follar no, que estamos en Pamplona, en la vieja Iruña, aquí ni se folla ni se perdona a los demás que follen, o sea, que yo me merecía que aquella botella de pacharán Zoco que se dirigía directamente a mi cara reventara ésta, me desfigurara, me dejara marcado para los restos, para que la tribu supiera que había renegado de ella“.

Oh, Janis es una novela ácida, llena de humor (con situaciones tronchantes) y de mala hostia (continuadora del trabajo de demolición iniciado por el Celine de Viaje al fin de la noche), donde Patxi Grande Irurzun, sin lacha alguna, arremete contra todo y contra todos, dando estopa a diestro y siniestro, a la Iglesia, a los periodistas, a los políticos, a los biempensantes, a las mujeres, a los hombres, a la revolución cubana y a sus iconos, a la burguesía y al proletariado, a la kale borroka

Oh, Janis es una novela seminal, repleta de pajas, de sex-shops, de putiferios, de muñecas hinchables con rostro de Margaret Thatcher, de prodigiosas prostitutas orientales que fuman con el culo o abren cervezas con el coño, de travestis, de escarceos sexuales de todo tipo (en la línea de aquel erotómano llamado Sade), de guiris adinerados pagando a niñas, de pelis porno (amateur) de nombres imposibles y argumentos delirantes: Las corridas de Pamplona, París bien vale una picha, Guarrillera…

Oh, Janis es una novela guarrilla, rebosante de tacos, de pedos, de meadas, de basura, de alcohol y de vómitos, de lenguaje escatológico, de eructos… en la estela de ese otro guarro que precedió a Patxi Dick Irurzun y al que llamaban Bukowski.

Oh, Janis es una novela de personajes secundarios inolvidables: la pareja de pornógrafos alemanes que no duda en pervertir a su propia hija, de ninfómanas insaciables, de mujeres hermosas y de personajes grotescos o deformados, de seres marginales…

Oh, Janis es una novela musical, con karaokes y cantantes de jotas, con clásicos de la canción casposa, con imitaciones de Meat Loaf, con canciones de AC/DC, Led Zeppelin, Whitesnake, Motorhead… pero también de Barón Rojo, Barricada, Las Superputas, o de La Gran Perra en Celo, Dick Grande y sus Cachorrillos Pajilleros, genuinos pioneros del malogrado porno-rock radikal vasco…

Esperemos que a Patxi Irurzun no le pase como al héroe de la novela, “como nadie sabía quién era Dick Grande, y si llegara a saberlo algún día se avergonzarían de mí, me fusilarían con katxis rebosantes de kalimotxo como sangre espesa, con titulares como sentencias del Diario de Navarra, con balas de plata ungidas en agua bendita o con nueve milímetros parabellum“; y de una vez por todas su talento, poderosa Blakandéker, acabe rompiendo las barreras y sea reconocido.

A destacar también el trabajo de la editorial, Eutelequia, que ha irrumpido en el mundillo editorial con la fuerza de un rompehielos y con una presentación exquisita de sus libros. En el aire una pregunta: ¿Cuántas editoriales, grandes o pequeñas, se hubieran atrevido a apostar por una obra de las características anteriormente mencionadas?

JAVIER SERRANO

http://www.larepublicacultural.es/article4312.html

COLUMPIADA

may 25, 2011   //   by admin   //   Blog  //  3 Comments

Siempre que vuelvo de presentar un libro, o de hacer alguna entrevista sobre él, me quedó con una sensación agridulce: ¿para qué sirve esto?, ¿se habrá entendido algo de lo que he dicho?, ¿les habrá interesado?, ¿han venido por amistad, por cumplir, o porque les interesa de verdad lo que escribo?, ¿veinte, treinta personas es mucha o poca gente (siempre me consuela saber que una vez yo estuve en una charla de Atxaga en la que había ocho personas )?, ¿en las entrevistas del periódico, qué parezco, un pobre diablo, un aficionado, uno que quiere ser escritor? ¿por qué no han puesto esto otro, que tenía mucha más enjundia, no lo habré contado con mucha convicción?…

El otro día en Madrid, de todos modos, la cosa estuvo bien. Como me suele suceder a menudo, la presentación coincidió con algún acontecimiento megaimportante, en este caso de verdad, no fue un partido, ni que estuviera lloviendo, lo del 15-M es de verdad, unas horas antes de presentar el libro estuve dando unas vueltas por la puerta del Sol y me gustó mucho lo que por allí vi. De verdad. Había una multitud y no paraba de llegar gente. Todos iban en la dirección contraria de la librería Tipos Infames, eso sí. Pero allí, en la librería, aguantaban firmes, contracorriente, algunos incondicionales, como compañeros de editorial (José Angel Barrueco y su chica, Marta, y la niña que esperan, y Mario Crespo, y Esteban Gutiérrez, que me hizo los honores y me sacó los colores, con una elogiosa presentación, mía y de mi novela -¡dijo, ni más ni menos que es el Quijote del siglo XXI, no sé qué le habían echado en la caña que nos tomamos antes-…), y me reencontré también con mucha gente que hacía tiempo que no veía, mis compas del viaje a Chiapas, con la CGT, que estaban todos igual de majos y que a pesar de ser unos ácratas y unos revoltosos, vinieron a verme, antes de pasarse por la multitudinaria acampada para reclamar el Sol de noche, lo imposible, la revolución, por fin, o al menos una baldosa más en el camino hacia ella, la baldosa necesaria para no caer en el hoyo para siempre…… Me hizo mucha ilusión verlos.

Y Clea, mi editora, mi valiente editora, a la que deseo la mejor suerte del mundo, mientras me siento responsable, si mi libro no le ayuda en ello, si pasa como las otras veces, si pasa sin pena ni gloria, aunque no lo merezca, aunque sea el Quijote del siglo XXI, aunque sea una novela que no se parezca a ningún otra, aunque sea pura dinamita, una bomba anarquista de sudor y esperma y la saliva que se cae de la boca cuando te ríes a mandíbula batiente o duermes la siesta con tienda de campaña… ¿Por qué no puedo decirlo?

En la presentación también hablé de ello: estoy harto de que nadie me haga ni caso, después de tanto tiempo, tantos libros… Soy un autor desconocido, y ya estoy cansado de eso, sinceramente creo que lo único que necesito es que me descubran, que me lean, y sé que después seguirán a mi lado. No puedo permitirme pensar otra cosa. No puedo decir “Igual no eres tan bueno como crees”. Porque no lo creo y porque no voy a tirar la toalla. Creo que esta novela es, eso también lo he dicho en alguna entrevista, un golpe en la mesa, y os pido que si de verdad confiáis en mí, si consideráis que merezco que mis sueños se cumplan, me apoyéis, compréis el libro, lo leáis y si os gusta lo recomendéis. Esta es mi oportunidad, no será la única ni la última, pero es la que está más a mano, y la necesito, ahora y ya. Necesito algo más que “ya te vi en el periódico” o “a ver si vendes muchos libros” (pues empieza tú, cabrón, y cómprame uno).

Bueno, dejo de arrastrarme un poco. A rastras, por cierto, volví casi al hotel, después de beber con extraños, que ya no lo son, Germán San Nicasio, gran escritor y persona, creo que nos unió y nos hizo salvajes y desinhibidos nuestra introversión enfermiza, Izabella, y su hermoso acento polaco y sus dibujos que tengo muchas ganas de ver (los dos también publicaran en Eutelequia), Javier Serrano, otro escritor que viene pisando fuerte, lleno de energía y provocación y mucha sed…. Y antes Iñaki Etxarte, que nunca falla, la única representación de los expatriados navarros (a los que espero no tener que unirme, si como vaticina Josu Arteaga en el prólogo del libro, me echan de Pamplona)…

Mucho me temo que el responsable de una cosa que llaman la delegación del gobierno navarro en Madrid, o algo así, una julada como cualquier otra y que me imagino que saldrá por un riñon, no reenvió la convocatoria que le mandé unos días atrás (yque volvía recordarle en vísperas del acto). Lo hice por recomendación de otro colega escritor, que finalmente no pudo acercarse, aunque a mí me diera un poco lo mismo -lo de que el embajador ese en Londres, digo en Madrid, enviara o no el email- pero amigos hay que tener hasta en el infierno, y una convocatoria es una convocatoria, abierta, plural, bla, bla, y total no perdía nada (además de que el colega del que hablo es una persona de la que me fío)… Pues bien, hace unos meses hubo una polémica a cuenta de esa “embajada” navarra, que sí que envió otro email masivo en el que avisaba de un acto de la -si dios o el diablo o Pepiño Blanco no nos libran de ella- nueva ¡presidenta, presidenta! de Navarra, Yolanda Barcina, que fue a hacer un bolo por la capital. Entonces alguno saltó, que no estaba nada bien utilizar una cosa pública, pagada por todos los navarros para promocionar intereses políticos o partidistas, y entonces Miguel Sanz, el expresidente foral, dijo que los que se habían quejado por eso se habían columpiado, que dentro de las funciones de la delegación navarra estaba informar a todos los navarros de Madrid de cualquier acto o evento de un paisano en la capital… Pues, si finalmente no me equivoco (porque no puedo asegurarlo aunque ya sé de más de uno y de dos que no recibieron el dichoso email) yo digo que mentira puta, que columpiarse vosotros, como siempre y nosotros detrás empujando, a nuestro pesar y contra nuestra voluntad… Que depende quién eres y que cuentas y qué quieres. Que mucho morro. Y que no, que no os pagamos para eso, os pagamos para que nos representeis a todos, para que mandeís obedeciendo, que dicen los zapatistas… Y que eso es de lo que se habla y se discute estos días en la plazas, en los ágoras (¿los ágoras o las ágoras?), y que ojalá sirva para mandaros a la mierda de una vez. De democracia real. De una democracia y unas instituciones al servicio de todos, no solo de unos pocos.

Bueno, al final me he ido por las ramas. El caso es que había más gente en la presentación (y también había mucha gente que no vino o no pudo venir y a la que eché de menos -y también hubo quién se dedicó a echar una mano vaticinando por ahí que no iba a aparecer nadie-). En fin, cosas de las presentaciones. La próxima en Pamplona, en esa ya me encargaré yo de avisar, no necesito salvadores. El día 11 en La hormiga atómica a las 12:30. Os espero. Habrá jamón.

Páginas:12345»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');