• Subcribe to Our RSS Feed

EXTRAÑO EN MD

may 29, 2012   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

En su blog Un extraño en MD el escritor Iñaki Echarte menciona Dios nunca reza en un repaso a los diarios y dietarios escritos por autores navarros en los últimos años:

En algún momento de mi vida me reencontré con los dietarios de escritores. Ocurrió con La casa de rojo. Diarios, 1995-1998 (Peninsula, 2001) de Miguel Sánchez-Ostiz. Hay que decir que descubrí a este autor gracias a Peatón de Madrid (Espasa, 2003) y que descubrí este libro gracias a Eduardo Laporte.
Después lei Vivir de buena gana. Dietario (Alberdania, 2011) y ahora a la espera de recuperar los anteriores volumenes, me tienta Idas y venidas  (Pamiela, 2012) desde la estanteria de la librería. Descubrí gracias a él que ese sentimiento de expatriado, de amor y odio hacia la ciudad natal es, en cierta manera natural. Me gusta su prosa sosegada, sus lecturas apasionadas. Me gusta sumergirme en su vida y después salir sin hacer ruido.

Cuento esto porque parece que se ha convertido en tendencia que los escritores navarros publiquen sus diarios. Este año han llegado dos a mis manos. Por un lado Diario del hombre pálido (Demipage, 2010) de Juan Gracia Armendáriz. Es el diario de un hombre enfermo que espera la llegada de un transplante que le cambie la vida. Eescrito con una prosa tranquila y sosegada,  hace un interesante repaso a la literatura protagonizada por enfermos. Es curioso lo cerca que se puede sentir uno del autor cuando se ha tenido un familiar que ha pasado por una situación parecida. Y sorprende el optimismo y la fuerza que tienen las personas que pasan por ese proceso.
El 26 de enero de 1999 escribía lo siguiente: “Me he propuesto que esto sea un diario, no las petulantes reflexiones de un escritor”. Diez años despues escribo este diario con el mismo proposito. La lectura de aquellos diarios me produce desazón. Una impresión de hombre enclaustrado.

Por otro lado está Dios nunca reza. Dietario (Alberdania, 2011) de Patxi Irurzun. En el encontramos otro diario de espera. En este caso Patxi y su mujer esperan un hijo, se mudan de casa  e Irurzun ve como el trabajo y la vida que tenía antes se desmorona. El humor y la crítica a lo que le rodea sostienen el tono agil de este dietario que va cambiando conforme se ve leyendo/escribiendo: Me he propuesto escribir cada día, cada dos días como mucho. No tengo ninguna intención de que el diario se prolongue demasiado. Un diario como este sería una tortura, un modo de matar lentamente, de aburrimiento al lector, y yo concibo la idea como un corte en la vida de una persona, en un momento concreto de esta.. Y también tengo -sinceramente- un objetivo práctico, presentarlo a un concurso, intentar que ganarlo sea la gatera para escapar a toda frustración que trato de reflejar en estas páginas, para dejar mi trabajo, o no tener que amargarme pensando en que debo pedir un aumento de sueldo y dedicarme solo de escribir.
Diarios repletos de sueños, pero también de realidades, hotiles casi siempre. Y siempre, al fondo la figura de una ciudad; Pamplona, una luz y, también, una sombra. Gracia Armendáriz dice: Mañana tomaré el tren a Madrid. (…) Pamplona queda ya muy atrás, bajo un cielo de borrón de lápiz, ese cielo un poco lóbrego que cubre la ciudad durante siete meses anegándola en una lluviosa aspereza. la idea de dejar Pamplona por unas horas me libera de un modo suave y la impresión de libertad condicional se decanta conforme el tren recorre la geografía a doscientos kilómetros por hora.
 Seguiré leyendo diarios, de Sánchez-Ostiz, de un autor navarro o de cualquier otro. Y quien sabe si en algún momento os ofrezco un corte de mi vida.

 http://extranomd.blogspot.com.es/2012/05/dietarios-navarros.html

Leave a comment

ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');