• Subcribe to Our RSS Feed
Tagged with "reseñas Archivos - Página 7 de 10 - Patxi Irurzun"

Una (buena y completa) reseña de ¡Oh, Janis…! en LA REPÚBLICA CULTURAL

may 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments


Dick Grande es un anodino barrendero de Pamplona, cantante ocasional y jevy metal de pelos largos, un perfecto hombre invisible ante la puritana sociedad de una Pamplona donde follar, más que pecado, es un milagro. Sólo que, bajo su fosforescente mono de trabajo, bajo su insustancial existencia, Dick Grande oculta una descomunal blakandéker que hará las delicias de las mujeres y con la que se propone hacerse un hueco en el turbulento mundo del porno (amateur).

Oh, Janis comienza en La Habana donde el protagonista conoce a Janis, una negra jinetera con el mejor culo de toda La Habana -que es casi como decir el mejor culo de todo el mundo- que le propone ganarse un dinerito participando en una película porno (amateur) que rueda una pareja de depravados alemanes. El encuentro con Janis marcará su existencia hasta el punto de que la búsqueda de esa negra habanera de nalgas neumáticas se convertirá en el leitmotiv de toda la novela. En cuanto a la película se titulará Macpolla y será su debut en el porno, el inicio de una carrera que habrá de llevarle de una punta a otra del mundo: París, donde además habrá de hacer de músico en el metro y conocerá al director Bardamu (como el Ferdinand Bardamú de Celine), todo un intelectual y un artista del cine pornográfico; a Bangkok, prostíbulo del mundo; a una Manila repleta de basura y de karaokes, donde unirá su carrera amateur a la de Elisalde, un productor con un oscuro pasado de terrorista; a una descomunal México D.F. y sus insufribles mariachis… Lugares todos ellos de los que habrá de marcharse para regresar a una insulsa Pamplona, repleta de meapilas (como su propia madre) y de los de siempre, de rancias costumbres, de sanfermines…

Oh, Janis es una novela contada en primera persona, de prosa vertiginosa y frases interminables, llena de lenguaje coloquial, con un personaje central entrañable, de polla enorme y antisistema, “el puto Dick Grande, el de la polla como una blakandéker y los besos con sabor a sangre dulce, tan dulce que las mujeres que besaba no la distinguían de la suya propia“. ¡Oh, Dick, mi dulce y sucio Dick! Un Dick Grande que, como no podía ser de otra manera, en el fondo no es más que un romántico: “no, eso no estaba bien, exponer a la vista de todos sentimientos como el amor, el afecto, acariciarse, o acariciar una guitarra, era algo impúdico, incómodo, eso tenía que guardárselo uno para sí mismo, rumiarlo, como mucho vomitarlo convertido en otra cosa, en furia, en fe, en fuerza bruta, en fuego, todas con efe, como follar, ah, follar no, que estamos en Pamplona, en la vieja Iruña, aquí ni se folla ni se perdona a los demás que follen, o sea, que yo me merecía que aquella botella de pacharán Zoco que se dirigía directamente a mi cara reventara ésta, me desfigurara, me dejara marcado para los restos, para que la tribu supiera que había renegado de ella“.

Oh, Janis es una novela ácida, llena de humor (con situaciones tronchantes) y de mala hostia (continuadora del trabajo de demolición iniciado por el Celine de Viaje al fin de la noche), donde Patxi Grande Irurzun, sin lacha alguna, arremete contra todo y contra todos, dando estopa a diestro y siniestro, a la Iglesia, a los periodistas, a los políticos, a los biempensantes, a las mujeres, a los hombres, a la revolución cubana y a sus iconos, a la burguesía y al proletariado, a la kale borroka

Oh, Janis es una novela seminal, repleta de pajas, de sex-shops, de putiferios, de muñecas hinchables con rostro de Margaret Thatcher, de prodigiosas prostitutas orientales que fuman con el culo o abren cervezas con el coño, de travestis, de escarceos sexuales de todo tipo (en la línea de aquel erotómano llamado Sade), de guiris adinerados pagando a niñas, de pelis porno (amateur) de nombres imposibles y argumentos delirantes: Las corridas de Pamplona, París bien vale una picha, Guarrillera…

Oh, Janis es una novela guarrilla, rebosante de tacos, de pedos, de meadas, de basura, de alcohol y de vómitos, de lenguaje escatológico, de eructos… en la estela de ese otro guarro que precedió a Patxi Dick Irurzun y al que llamaban Bukowski.

Oh, Janis es una novela de personajes secundarios inolvidables: la pareja de pornógrafos alemanes que no duda en pervertir a su propia hija, de ninfómanas insaciables, de mujeres hermosas y de personajes grotescos o deformados, de seres marginales…

Oh, Janis es una novela musical, con karaokes y cantantes de jotas, con clásicos de la canción casposa, con imitaciones de Meat Loaf, con canciones de AC/DC, Led Zeppelin, Whitesnake, Motorhead… pero también de Barón Rojo, Barricada, Las Superputas, o de La Gran Perra en Celo, Dick Grande y sus Cachorrillos Pajilleros, genuinos pioneros del malogrado porno-rock radikal vasco…

Esperemos que a Patxi Irurzun no le pase como al héroe de la novela, “como nadie sabía quién era Dick Grande, y si llegara a saberlo algún día se avergonzarían de mí, me fusilarían con katxis rebosantes de kalimotxo como sangre espesa, con titulares como sentencias del Diario de Navarra, con balas de plata ungidas en agua bendita o con nueve milímetros parabellum“; y de una vez por todas su talento, poderosa Blakandéker, acabe rompiendo las barreras y sea reconocido.

A destacar también el trabajo de la editorial, Eutelequia, que ha irrumpido en el mundillo editorial con la fuerza de un rompehielos y con una presentación exquisita de sus libros. En el aire una pregunta: ¿Cuántas editoriales, grandes o pequeñas, se hubieran atrevido a apostar por una obra de las características anteriormente mencionadas?

JAVIER SERRANO

http://www.larepublicacultural.es/article4312.html

EL PAYASO ESTÁ EN LA PISTA

mar 3, 2011   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Por ahí ya han salido algunas críticas a las dos antologías de las que hablaba más abajo, Viscerales y Beatitud, y de momento mis cuentos no salen malparados. Esto dicen en Estado Crítico sobre “Reliquias y jorobas” (el relato de Viscerales), un blog que elige y reseña un libro cada día:

(…) Así que es mejor ir a este restaurante zamorano otro día, cuando sepamos que en la cocina están Francesco Spinoglio, Javier Esteban (digno su texto de David Foster Wallace), Julio Valdeón Blanco, Lucía Fraga, Patxi Irurzun (genial su lisérgico viaje por la Vera cacereña, al más puro estilo ‘beatnick’ en “Reliquias y jorobas”), Dani Ruiz García (sé que parezco el padre de Hamilton, pero ¿acaso no es su “Pliego de descargo” el mejor relato del libro?)… Son ellos, (y algunos pocos más) los que dan prestancia al local. Son ellos los que dan lustre al proyecto culinario, los que vertebran toda la edición con su visceralismo (auténtico, no impostado como el de otros participantes), doliente, sudoroso, pegajoso, quebradizo (…)

La crítica completa del libro aquí

La de Beatitud en La República Cultural es más una reseña que una crítica y menciona una de las curiosidades de mi relato, que a mí me hizo mucha gracia descubrir y por eso la introduje en el cuento, y es que los padres de Ned Flanders, el modosito vecino de Los Simpsons eran una pareja de beatniks, y el padre en concreto un poeta beat (aparecen en dos capítulos de la serie, que yo cuento en el relato):

(…) Un descubrimiento gratificante para el lector este grupo de narradores poco iluminados por los grandes medios, pero quizá ellos lo prefieran así para ser más auténticos, más verdaderos. Viajamos entre relatos que mentan la serie Los Simpson (Ned Flanders en concreto), conducidos por la pluma de Patxi Irurzun (…)

Por lo demás, yo sí quiero que me iluminen los focos, que lo hagan aunque sea una vez, una sola vez, a ver qué me da tiempo a decir y si a alguien le interesa. Yo no quiero que me lean cuarenta lectores, quiero 4.000, 400.000 quiero ver si cuatro millones de lectores son capaces de corromperme, de hacerme menos auténtico o verdadero. El payaso está en la pista. Que me ilumine, el puto foco, pues. Joder.

UNA NOTICIA (Y LO QUE HAY DETRÁS DE ELLA)

ene 27, 2011   //   by admin   //   Blog  //  3 Comments


Patxi Irurzun participa con relatos en dos antologías

Los cuentos del escritor pamplonés se recogen en “Beatitud” y “Viscerales”

El escritor pamplonés Patxi Irurzun participa con dos relatos en dos antologías recientemente publicadas: Beatitud (ediciones Baladí) y Viscerales (Ediciones del Viento). En Beatitud, autores como Eloy Fernández Porta, Sergio Gaspar o Deborah Vukusic dan su visión de la influencia que escritores de la generación beat como Jack Kerouac han tenido en su vida y su obra. Irurzun aporta el cuento Mi padre, los libros Reno, Ned Flanders y los beats, todo en la misma frase, en el que se entremezclan emotivos recuerdos familiares con curiosidades como el hecho de que Ned Flanders, el modoso personaje de Los Simpsons, es hijo de dos poetas beats. Por otra parte, Viscerales reúne relatos de autores como Montero Glez, Manuel Vilas o Carlos Salem, y pretende ser una antología de textos incómodos, políticamente incorrectos o a contracorriente. El cuento de Irurzun se títula Reliquias y jorobas y es definido como una “road trip surrealista por la España más profunda”. Este año, el autor navarro publicará la novela ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis! (Eutelequia) y el diario Dios nunca reza (Alberdania).

Ayer leí en el blog del escritor sevillano Daniel Ruiz García una estupenda entrada (como todo lo que escribe, por otra parte) en la que hablaba de su desencuentro con el periodismo y en la que venía a decir, y eso se lo espetó en la cara un director de periódico en la entrevista para el que debía ser uno de sus primeros trabajos como plumilla, que hacer periodismo hoy consiste en llenar los huecos que deja la publicidad. Si a eso le sumas que casi todo lo que tiene apariencia de noticia es también publicidad… Digo esto porque la noticia de arriba, sí, muy bonita, este Patxi está que no para, pero detrás de todo esto hay un proceso, los periódicos (algunos periódicos, para otro ni existes), no tienen ni idea de si tu publicas un libro (y mucho menos si participas en una antología), o ganas un premio, o algo, tú tienes que hacérselo saber, tienes que enviarles una nota de prensa, y después, si resulta que tienes algún conocido en cultura, o si ese día cuadra la maquetación, la noticia puede que salga… Esa es la realidad, amigos, alguien que escribe en general no es noticia por sí mismo, por su trabajo. Alguien que escribe tiene que ser, entre otras muchas cosas también jefe de prensa de sí mismo (porque las editoriales a menudo tampoco se ocupan de eso), y dar la vara a los periódicos, enviarles sus cositas, superar vergüenzas y prejuicios… Lo peor de todo es que una vez que uno consigue su casillita de publicidad probablemente nadie repare en ella, nadie la lea, ni vaya a la tienda a preguntar por los libros y si va probablemente se encuentre con que el libro no está, no lo tienen, no ha llegado o nunca lo han pedido, para qué, y al final y en realidad para lo que valga todo esto sea solo para satisfacer tu ego, pero de eso ya hablaremos otro día.

DOS FOTICOS

dic 14, 2010   //   by admin   //   Blog  //  1 Comment
Esta es la reinterpretación que José Manuel Vara hace para la antología Viscerales, en la cual participo con un cuento titulado “Reliquias y jorobas”, del retrato en el que parecía Quasimodo que me hicieron hace poco para el Diario de Navarra; ahora el monstruo cobra más sentido si cabe, porque si todo el mundo tiene varias caras, un escritor-me parece a mí- todavía más.

Y esta es la del ganador del sorteo de mi libro “Atrapados en el paraíso” que el otro día hicieron Josu Arteaga y sus forajidos de La banda del abuelo tras la actuación de Kutxi Romero y Sor Kampana en el gaztetxe de Arrasate, presentando su espectáculo Las moscas lo devorarán todo, en la que el grupo de Josu les acompaño en acústico, que eso es para verlo (y lo veremos, dentro de poco). A mí estas cosicas, que La banda del abuelo regale libros míos, en sus conciertos, ya lo dije hace algún tiempo, me hace nmucha ilusión y me parece un camino más que apropiado para dar salida a algunas de mis novelas y libros de cuentos.
Páginas:«12345678910»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');