• Subcribe to Our RSS Feed
Tagged with "AJUSTE DE CUENTOS Archivos - Página 2 de 3 - Patxi Irurzun"

EL PELIGRO DE COMER (ALGUNAS) SETAS

may 6, 2009   //   by admin   //   Blog  //  No Comments
Este dibujo de Kalvellido corresponde al cuento El extraño caso del micólogo Faustino Ruiz de Zárate. Se publicó, antes que en el libro, en el diario Gara por capítulos, y el primero de ellos se coló en las páginas de cultura como una entrevista real. Durante tres o cuatro días, de hecho el cuento (en el que aparecían cartas al director, notas de la redacción, transcripciones de grabaciones…), pasó por ser un caso auténtico, después la situación fue insostenible, pero mientras duró fue un juego, un experimento que estuvo muy bien y que hasta provocó algún debate interno sobre ética periodística. Os dejo con la entrevista falsa.

JOKIN ZOROKOAIN, FILÓLOGO

A partir de mañana GARA publicará el cuento “Rebelde con causa (judicial)”, del escritor Felix Lacalle. Jokin Zorokain, filólogo pamplonés, recopila la obra de este auténtico y desconocido autor al que podíamos calificar con toda justicia de maldito: visitante asiduo de calabozos y psiquiátricos, Lacalle ha publicado innumerables cuentos y poemas en diferentes revistas, de forma inconstante pero siempre con un estilo inconfundible en el que se amalgaman experiencias de su propia y alborotada vida con una vasta y autodidacta erudición. Zorokain editará en breve una antología de este escritor “sintecho”.

¿Quién es Felix Lacalle?

Pues habrá quien diga que un perfecto desconocido, porque Lacalle no ha publicado nada digamos con tapas duras. Sin embargo cualquier lector habitual de fanzines, sobre todo de literatura, lo tiene que conocer, porque su presencia en ellos es constante, sin hacer demasiadas distinciones en cuanto a tirada, ámbito geográfico (Lacalle publica tanto en fanzines que se distribuyen por todo el estado como en revistas de barrios, asociaciones de vecinos…) y, desde luego, sus historias no pasan desapercibidas. Eso en cuanto a su obra. En lo personal no puedo aportar demasiados datos, porque el desconocimiento y la dispersión de esa obra es en parte culpa, o reflejo de la vida que lleva. Felix no tiene un domicilio fijo, es además adicto a los estupefacientes y padece una enfermedad mental, un cuadro depresivo endógeno que le hace, casi siempre contra su voluntad, aparecer y desaparecer, alternar momentos de estabilidad, con otros de, digamos, fobia social … Precisamente ahora, con todo esto del libro, hace tiempo que intento localizarle, sin éxito.

Pero usted, al menos, si lo conoce, o lo conoció.

Sí, podemos decir que lo conocía antes de conocerle, es decir, a través de sus relatos, pero después tuve la suerte de coincidir en mi trabajo, donde duró poco más de una semana. . Me lo presentó otro escritor que también trabajaba por entonces en la fábrica, Patxi Irurzun, y con el que Lacalle tenía amistad, además de o precisamente por cierta afinidad en su estilo. A veces bromeábamos sobre esa coincidencia, como si aquel fuese un campo de trabajo, al tipo de los intelectuales con Mao en China. En la fábrica hacemos tazas de baño y decíamos que era una especie de condena, porque las editoriales, los escritores “serios” consideraban nuestras obras una mierda.

Usted sigue en esa fábrica ¿Es difícil ganarse la vida con investigaciones, ediciones críticas?

Es difícil ya de por si, pero más todavía si actúas con cierta heterodoxia. Todos los estudios que yo he realizado han sido sobre autores, corrientes marginales, generaciones perdidas, escritores “undergound”… La crítica literaria es siempre reaccionaria, y no lo digo precisamente porque reaccionen, por lo menos no con rapidez. A veces se espera tanto a que sea el tiempo quien ponga a cada cual en su sitio que por el camino se quedan muchos grandes autores y obras. Bukowski debería ser ya un clásico, y sin embargo es tratado como un escritor para adolescentes. Y en el caso de los fanzines, donde yo creo que están publicando los mejores escritores, la ignorancia roza ya lo insolente. Seguro que, ya no digo en la Academia, en los suplementos literarios de ciertos diarios ni siquiera saben lo que es un fanzine.

Volviendo a Felix Lacalle, qué nos puede contar sobre ese estilo suyo que califica de inconfundible.

La experiencias vital de Felix Lacalle ya aporta suficiente material como para escribir varios libros, y de hecho lo que vamos a encontrar en sus cuentos está relacionado con éstas, es decir, los personajes son vagabundos, alcohólicos, parados, los escenarios prisiones, manicomios, las calles… No es la primer vez que esto sucede, pero es que además Felix cuenta con la ventaja de su enorme erudición y un dominio inusual del lenguaje.. Yo le he escuchado hablar, con fundamento, de temas tan dispares como la cabalística, las sagas artúricas, las religiones comparadas… El dice que todo lo ha aprendido en las bibliotecas públicas a las que entraba para calentarse, dormir.

Por último, en cuanto al relato que aparecerá durante los próximos días en GARA, ¿qué nos puede contar?

Podría contar mucho, pero no se si debo hacerlo, porque creo que es el lector quien debe ir desvelando las claves. En todo caso estoy convencido de que va a resultar sorprendente, distinto y confío que provoque en los lectores el mismo desconcierto inicial y finalmente el entusiasmo que desató en mi, porque, sincera y modestamente, creo que se trata de una pequeña revelación, y revolución, literarias.
.

Ajustando cuentas

may 6, 2009   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

«Se trataba de un buen ajuste de cuentas

palabras arrojadas, como piedras, contra las ventanas»

Raymond Carver

LA PORTADA DE KALVELLIDO

may 2, 2009   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

La portada de Ajuste de cuentos, de Germán Úcar, me gusta mucho, pero Kalvellido tenía otra, la hizo en realidad hace muchos años. Es la de ahí arriba. En cuanto a sus ilustraciones de los cuentos también han salido algo canijas en el libro, parecen exlibris, que suena muy bonito, pero a Kalvellido le hubiera gustado verlas bien grandes y a color, así que poco a poco iré subiendo alguna y algún fragmento de los cuentos. Para empezar intentaré resarcirle proyectándolas como fondo en la presentación del jueves en la FNAC de Donosti. Por cierto, a todos los amigos y residentes en La Bella Easo, y alrededores, ¡no me dejeis solo!…

Prólogo de Ajuste de cuentos, por Kutxi Romero.

ene 19, 2009   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Patxi con Kutxi y David González, después de un concierto de Marea en León, en noviembre de 2003

EL TRAGASABLES

Bukowski escribió: “Lo que realmente importa es que nada tiene importancia”, y me pareció que sólo él podría llevar el peso de esa afirmación sobre los hombros.

Once años después de leer esa frase, en un bar, alguien la llevaba en volandas, sostenida tan sólo por una sonrisa. Alguien me lo presentó. Me dijo que se llamaba Patxi. Patxi Irurzun. Pensé al mirarle en cuánto me gustaría a mí agarrar por las solapas esa frase y estampársela en la frente a medio mundo. Supe que nunca podría. Esas palabras pesan demasiado para un peón de albañil. Pero esa es otra historia.

Con el tiempo hemos coincidido más veces, no muchas, seis o siete, y os juro por mis muertos que él siempre llevó encima la frase de Bukowski, pero no como un estigma, de eso nada, sin ningún tipo de resignación, la lucía como quien luce un tatuaje en los labios, para que no se oculte ni en verano ni en invierno. Y yo siempre pensaba lo mismo: Este tío o está como un cencerro o tiene los cojones de plomo. Y me daba envidia, porque yo siempre he tenido demasiado de lo primero y demasiado poco de lo segundo. He llegado a la conclusión de que él tiene mucho de las dos cosas, de que unta su pluma en la sangre que se derrama de las puñaladas que da la vida y así le ajusta cuentas, como diciendo: Ya hemos visto mi sangre, ahora vamos a ver la tuya, so hijaputa.

Si la literatura fuera un circo (en cierto modo lo es), estoy completamente seguro de que el Patxi sería el tragasables. Un tragasables que después de ver actuar no te explicas cómo coño se puede meter esos pedazos de hierro dentro y, mientras los demás aplauden, sacárselos como el que se saca unos gayumbos, sonreír y pirarse. Yo siempre he pensado que algún tipo de truco tiene que haber, porque no me jodas que después de haberse ensartado como en la portada de Holocausto Canibal puede uno irse con una sonrisa de aquí no pasa ná y dejar al personal más jodido de lo que supuestamente tiene que estar él. Eso es lo que pienso del Patxi, cómo puede escribir esos relatos que arañan, después echar sal y… sonreír. Sí, sonreír. Porque lo que me deja atónito es que sonríe cada cinco segundos, da igual lo hiriente y triste que sea la historia que cual sable le sale de las entrañas, siempre te quedas hecho polvo, que hasta a metal te sabe la boca y, si no aplaudes es solo porque hacerlo solo y ante un papel sería de gilipollas. Pero si él estuviera delante aplaudirías. Y te volverías a preguntar cómo se hace para escribir todo eso y sonreír. Y encima cada cinco segundos.

No se quien dijo que un libro se escribe a medias entre el autor y el lector. Yo, la mitad que me corresponde ya la he escrito al arañarme entre sus páginas y lo que pienso de la otra mitad creo que ya ha quedado bastante claro, así que en tus manos dejo lo que, estoy seguro, no te va a dejar indiferente, y si después de leerlo sonríes, a ver si tienes el valor de hacerlo como él, a ver si te pintas una sonrisa que diga que todo te importa una mierda, una sonrisa que diga que te tragas sables porque es lo que te mantiene vivo y que te la pela si después de atravesarte entero vas atravesando a todo dios a limpia carcajada. Aunque yo sé que al Patxi tu sonrisa y mi prólogo y todo lo demás se la trae al pairo, y si la humanidad aplaude o no aplaude o se va a tomar por culo y cierran el chiringuito y se mueren los payasos pues mira tú por donde. Me jugaría una mano a que cuando se acaba la función y el público ya se ha olvidado del circo que les hizo olvidar sus asquerosas vidas, él se encierra en un relato, en una novela, y desenfunda los sables. Y sonríe. Cada cinco segundos.

Kutxi Romero (1999)

Ajuste de cuentos. Editorial eclipsados. 163 páginas. 9 euros.

Ya está entre mis manos

dic 17, 2008   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

Y qué bonito es, qué majo. Ya tengo el libro conmigo, lo quiero como a un hijo, pero si puedo lo abandono en manos del primero que pase (y si pasa por caja, mejor, total, son nueve euros de nada). Os dejo la nota de prensa, y al final, el contacto para pedirlo.

Ajuste de cuentos es una recopilación de cuentos publicados y desperdigados en diferentes publicaciones entre 1991 y 2001: las míticas revistas El Europeo y El Canto de la Tripulación, periódicos como La Jornada (México) o populares fanzines como Monográfico o Vinalia Trippers

El libro se divide en cuatro grandes bloques: cuentos de amor (propio); cuentos de curriquis; cuentos punkis; y cuentos antimonárquicos.

Cada uno de ellos viene acompañados de un pequeño dibujo de Kalvellido, casi un exlibris, y hay un prólogo escrito por Kutxi Romero (Marea) y un epílogo de El Drogas (Barricada).

Entre medio, Patxi Irurzun en estado puro: 13 cuentos corrosivos, descacharrantes, tiernos, combativos…

Por 9 euros ¿qué mas se puede pedir?

«Si la literatura fuera un circo (en cierto modo lo es), estoy completamente seguro de que el Patxi sería el tragasables»

Kutxi Romero.

«Escribir es como meterse debajo de la mesa y ver los secretos de los demás mientras se ponen colorados de comer y beber y entreabren las piernas sin ningún pudor. Así, Patxi Irurzun se sumerge en la tristeza del perdedor, que no es tristeza por perder sino la soledad del que sabe que nunca tendrá respuestas a sus preguntas más vitales. Ni siquiera en el culo de una botella»

Enrique Villarreal, El Drogas.

Ajuste de cuentos. Patxi Irurzun. 2008
Editorial Eclipsados (Zaragoza)
163 páginas
9 euros
comprar

Páginas:«123»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');