• Subcribe to Our RSS Feed
Archive from mayo, 2014

DIS(PARATADA)TOPÍA

may 26, 2014   //   by admin   //   Blog  //  No Comments

El otro día estaba en el balcón regando el San Bernardo y en un descuido se me cayó y casi aplasta a una chavala con barba que iba paseando una lechuga iceberg por la calle. Al principio, como vivo en un mildoscientostreceavo no estaba muy seguro de a quién había espachurrado, y como pasados dos minutos no habían puesto todavía la noticia en Internet, que va cada vez más lento, tuve que salir de casa con lo puesto, sin armas ni el certificado de demócrata de toda la vida ni nada. Por si fuera poco, en el ascensor estaban dando la misa de doce y el cura me miró con reprobación, haciéndome un pantallazo azul con los ojos, porque hace dos años me cagué en dioro en público. El cura es uno de esos robots de nuevas generaciones, fabricado en Campusopus, con la fibra óptica bien engrasada con gomina y un rosario de la Virgen de la Red estampado en vinilo en el pecho; uno de esos con una base de datos en la que figuran todas tus pulsaciones: las de tu móvil, las del marcapasos instalado en tu corazón por el Departamento de Control de las Emociones, las del mando a distancia de tu televisor (en mi expediente, por cierto, figura también una amonestación por mostrarme desafecto al fútbol, el telediario y los programas de cocina; “¿Pero a quién miraba Chicote cuando hablaba a la cámara, me cago en dioro?”, fue en concreto la frase que se me escapó, hace dos años en aquel bar retrofriki, en el que echaban programas de los años diez)…

Luego, ya en el portal tuve que pasar varios controles de seguridad porque un desaprensivo de los barrios bajos (uno del piso 16, concretamente) había bajado por las escaleras silbando y saltaron todas las alarmas. El caso es que tardé casi media hora en salir a la calle, e incluso me dio tiempo a echarme una siestecita mientras los dieciocho cuerpos de policía cacheaban el mío. Pero cuando me desperté la chavala de la lechuga iceberg todavía seguía ahí.

La pobre (o el pobre, no sé muy bien, por lo de esa moda de ahora de las chavalas de dejarse barba y de los chicos de ponerse tetas) estaba llorando desconsolada porque su iceberg, que había fallecido como consecuencia del sanbernardazo, era la lechuga guía para una prueba de tiro de trineos a la que se había apuntado. Se me partió el corazón. Me sentí culpable, incluso cuando llegaron los de atestados y la patrulla paramilitar civil del Sindicato de Vecinos Chivatos y determinaron que la culpa era suya por llevar al vegetal sin aliñar. Para colmo, mi San Bernardo debió caer en buena postura y todavía estaba vivito y coleando, y creo que hambriento, porque se zampó la iceberg de un bocado.

Para compensar un poco a la hirsuta chavala me acerqué a un todo a cienmil, uno que llevan unos emigrantes raticulinianos, y le compré una maceta con unos caniches muy cuquis, pero ella, o él, me dijo que como el cariño y la fidelidad que daba un vegetal nada. Así que volví muy apesadumbrado hacia mi portal, no sin antes dar fuego a un señor que me lo pidió por favor y que se quemó a lo bonzo delante de una oficina del INEM y de soltarle una bofetada a un mendigo ya que no pude dispararle a las rodillas (se me había olvidado el arma en casa), tal y como ordena el Ministerio de Erradicación de la Pobreza. En fin. Qué asco de no vida. Me cago en dioro.

Publicado en ON (suplemento periódicos Grupo Noticias), en la sección Rubio de bote.

PREMIO FRANCISCO YNDURAIN 2003

may 23, 2014   //   by admin   //   Blog  //  1 Comment

Me lo dio la asociación cultural Bilaketa y reconocía la trayectoria de un autor joven(entonces lo era) El premio incluía la publicación de un libro que nunca llegué a editar, y ahora supongo que menos. Los premios literarios que organiza(ba) anualmente Bilaketa pasan a mejor vida. Sobre eso me preguntaron en Diario de Navarra el otro día.

Páginas:12»
ga('create', 'UA-55942951-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');